jueves, 15 de marzo de 2012

ACERCA DE LA BELLA DURMIENTE

(Tomado de azulibelula.wordpress.com) 


La maldición del sueño

Si te fijas, nunca estaremos en paz con todos siempre. Por alguna razón, la vida misma se encarga de romper el equilibrio. Una centuria danza su propia melodía en la rueca que pincha y adormece.
No se puede soñar con un beso de amor que nos despierte. El beso tiene que atravesar setos de espinas, encantamientos y caminos desolados. Es tan peligroso el camino que no se puede dormir mientras afuera, la vida tiende trampas al amor.
No sueñes con un beso. Un beso así de grande —en su única y tremenda soledad— está desamparado, a merced de todos los peligros.
No sueñes, te digo, con el beso. Preciso es que salgas a buscarlo.

Publicar un comentario

LinkWithin