miércoles, 3 de enero de 2018

DECÁLOGO DE CALVIÑO PARA EL NUEVO AÑO




Una amiga me ha enviado un útil y hermoso texto firmado por el psicólogo Manuel Calviño, a quien todos los cubanos conocen por ese programa suyo llamado Vale la pena, el cual se ha mantenido en la televisión cubana por más de veintiséis años, ya que salió al aire por vez primera el 28 de febrero de 1991, desafiando al tiempo y demostrando cómo mantener un espacio semanal usando solo la palabra y el carisma de su conductor y autor, quien es Doctor en Ciencias Psicológicas y Profesor e Investigador Titular de la Facultad de Psicología de la Universidad de la Habana.
Este texto, devenido un excelente decálogo para el nuevo año, lo reproduzco aquí con el mayor respeto, con la intención de que llegue a la mayor cantidad de personas. Calviño, quien nos ha acompañado a los cubanos por casi tres décadas, nos ha infundido esperanzas, nos ha aconsejado y ayudado a sortear escollos, acompañándonos en nuestro viaje por ese mar a ratos encrespado y turbulento, a ratos apacible, que es la vida.


LO MÁS VALIOSO NO ES LO QUE TIENES EN LA VIDA, SINO A QUIÉN TIENES
  
Manuel Calviño  

Una sabia sentencia que se atribuye a varios pensadores de alta talla testimonia que «no hay viento a favor si no se conoce cuál es el puerto de destino». Entonces, movilizado por una suerte de función «brújula de apoyo» que todo acto de orientación supone y me compete como psicólogo, instigado por decenas de personas que me solicitaron algunas ideas, y dando fe de mi inveterado amor a la vida, escribí estas notas que comparto como humilde aporte a lo que cada uno puede elaborar en aras de la consecución del bienestar y la felicidad de todos.
    
He aquí mis Diez Propuestas para un año que comienza.
 
1. Cuide su salud física y mental
 
Su cuerpo y su mente son las dos grandes herramientas de construcción de su vida. Si ellas no están en óptimas condiciones, el ejercicio de su vida será azaroso. La salud no es un don, es un logro. El bienestar no es solo una condición de poder hacer, sino un modo se sentir, una alianza con la satisfacción.

2. Haga que el respeto presida cada acto de su vida
 
El respeto es el sustento de sus valores, de la honestidad, de la pureza verdadera de su alma. Es el sustento de la capacidad de ser justo y entender a los demás. Es la condición primaria de la convivencia, la posibilidad de compartir. Democratice su existencia en todos los escenarios que comparte. Prefiera la persuasión a la imposición, el diálogo al mandato, la decisión a la obligación coercitiva; así su propia vida será más plena. La felicidad se fertiliza en el consenso.
 
3. Cultive su integridad y su amor personal y colectivo
 
Así como no hay amor en quien no se ama a sí mismo, así como no hay respeto en quien no se respeta a sí mismo, no hay vida plena en quien no cultiva su coherencia, su integridad, su sensibilidad y su amor personal y hacia aquellos que lo rodean. Aquel que pierde todo eso se sumerge en la miseria del alma, se pone a merced del egoísmo y la ignominia.
 
4. Tenga su mano dispuesta para darla a quien la necesite
 
No estamos solos en el mundo, somos siempre parte de una comunidad humana, la amistad, la solidaridad, el cariño, el respeto, son más que un gusto o una necesidad, son una condición misma de nuestra naturaleza humana.

5. Piense antes de hacer, y después de hacer piense
 
Haga sólida alianza con la sabiduría, la prudencia y el saber. Ejercite la comprensión y la tolerancia. No se trata de una tolerancia resignada, sino de una tolerancia para el cambio. La agresividad, la violencia y el rencor son reacciones ajenas a la misión humana, pero tiende a expandirse cuando se les reproduce. Excluir y eludir la respuesta violenta, la reacción agresiva, el pensamiento de odio, es evitar su reproducción.
 
6. Sea firme en la defensa de sus derechos y el cumplimiento de sus deberes
 
No sea solo una persona que actúa en el espacio particular de su existencia. Participe, comprométase, exija y cumpla. Comparta sueños, anhelos y forme parte de su realización colectiva. Que nada humano le sea ajeno. Lo que sucede en algún lugar a alguien, de alguna manera está sucediendo también con usted, o quizás le suceda en algún momento de su vida. Sea un verdadero ser humano, en toda la extensión de la palabra.
 
7. Haga suceder las cosas y no solo que las cosas le sucedan
 
Diga sí cuando tiene que decir sí, cuando es su opción y decisión personal. Diga no cuando tenga que decir no, pero analice cuando decida algo que competa a alguien de los suyos La vida es un acto intencional. Quien no decide no vive, tan solo «es vivido». Construya su vida, decida por su vida, pero afronte los rigores de sus decisiones. Quien opta por la autoexclusión sigue el camino de su extinción.
 
8. Haga de su familia su vocación esencial
 
La familia es nuestro origen y nuestro destino. No importa que se comparta o no el mismo techo o estén muy distantes. No importa si ciertos lazos fueron rotos. Los nexos esenciales, los vínculos familiares, son para siempre. Sea madre o padre por vocación y gusto. Eduque a sus hijos y estará fomentando una vida mejor para todos. Sea buen hijo, buena hija, buen hermano, buena hermana. Sus padres, sus abuelos, son su historia y su futuro. La familia es una bendición que nos da la vida y una misión que esa misma vida nos reclama para su desarrollo.
 
9. Cultive la fe y crea en la utilidad de la virtud
 
Las creencias humanistas, las que anteponen el ser al tener, el valor a la pobreza de espíritu, las que convocan al ejercicio de la sensibilidad, de la solidaridad, más que creencias son auténticos valores. Y cultivar los valores es convertir la esperanza de felicidad y bienestar en certeza interna de su consecución.

10. Sea una buena persona
 
Excluya de su vida las bajas pasiones, los rencores. No se haga eco de la envidia, ni haga coro con la prepotencia y autosuficiencia. Cultive la humildad, la sencillez. Asuma ser parte de lo humano, y no se asuma como el único humano. Formamos parte y somos elementos de una trama hermosa y sublime: la vida.
 
Y vivir: ¡Vale la pena!


Su autor es Licenciado en Psicología por la Universidad de La Habana. Doctor en Ciencias Psicológicas por la Universidad Lomonosov de Moscú. Master en Marketing y Management por la Escuela Superior de Estudios de Marketing de Madrid. Master en Comunicación por la Universidad de La Habana. Profesor de la Facultad de Psicología de la Universidad de La Habana. Miembro del Equipo docente y colaborador extranjero del Instituto Internacional de Psicología Social Analítica de Venecia. Comunicador Social. Conductor y guionista de programas de Orientación en televisión y radio. Asesor del Programa de Comunicación Social de la ONU. Proyecto CUB 91 P-07. Miembro del Comité de Dirección de la Asociación cubana de Comunicadores Sociales. Autor de varios libros: "Trabajar en y con Grupos", "Psicología y Marketing", "Orientación Psicológica", "Psicología y Marxismo. Trama y subtramas"; selecciones de textos docentes: "Lecturas de Motivación y Procesos afectivos", "Análisis dinámico del comportamiento"; libros de colección de autores: "Investigaciones de la personalidad en Cuba", "Curso de formación de trabajadores sociales: Psicología". Ha publicado decenas de trabajos en Revistas Científicas de diversos países. Algunos de sus trabajos circulan por ediciones online en internet. "Ser psicóloga hoy", "La Psicología ha muerto. Larga vida a la Psicología". Ha participado en múltiples Congresos Científicos dentro y fuera de Cuba. Ha sido conferencista invitado en Universidades latinoamericanas y europeas. Ha recibido la "Distinción por la Educación Cubana" del Ministerio de Educación Superior de Cuba, La Medalla "A la Excelencia por la Comunicación" del Consejo Superior de Comunicación de España.



martes, 2 de enero de 2018

AUGURIOS PARA EL 2018






Es muy curioso que la palabra augurio (del castellano), provenga del latín augurium, que significa “presagio, anuncio, indicio de algo futuro”, de acuerdo con la acepción que aparece en el diccionario de la Real Academia Española. Digo que es curioso porque en el idioma italiano, lengua romance que también proviene del latín, auguri significa feliz o afortunado. Cuando se le dice a alguien se le está deseando felicidad y suerte. Entonces, aunque consista en un aviso o presagio, de alguna manera se asocia con un presagio de felicidad, al menos a nivel popular.
En la antigua Roma, uaugur era un sacerdote que practicaba la adivinación, siendo un cargo oficial del imperio, aunque también había augures particulares. Disponían para su labor de dos tipos de libros: rituales y de comentarios.
Según la página http://www.historiaclasica.com, y cito textualmente:
«Un Augur era un sacerdote de la Antigua Roma que practicaba oficialmente la adivinación por medio del vuelo, canto o alimentación de determinadas aves. Aunque desde nuestra perspectiva esto pueda sorprendernos, estos métodos de adivinación eran muy usuales hace 2000 años.
»Su origen es etrusco, aunque su institución se atribuyó al rey Numa. Los augures eran inamovibles, y tenían gran influencia en casi todas las decisiones importantes, ya fueran políticas como militares o económicas. Su corporación constituía uno de los cuatro prestigiosos colegios sacerdotales de la Antigua Roma.
»De este oficio deriva la palabra castellana augurio y la forma de despedir en euskera agur.
"Si no van a comer, dadles de beber"
»Como decía, las grandes decisiones estaban sujetas en muchas ocasiones al dictamen de las aves que, inconscientes de su capacidad adivinatoria, simplemente campaban a sus anchas, y claro, esto a veces, causaba algún inconveniente... Desconozco la fuente ni el texto original, pero circula una anécdota que dice así:
»Estando Publio Claudio para dar un combate naval en la primera Guerra Púnica, consultó, por seguir la costumbre, los agoreros; pero diciéndole uno, que los pollos que estaban en custodia para aquel género de adivinación, llamada Auspicio, no querían salir a comer, los mandó echar al mar, diciendo: Pues ya que no quieren comer, que beban.
... evidentemente, perdió la batalla».
Más que el vaticinio o adivinación de lo que ocurriría, el propósito del augurio era asegurarse de que la acción a realizar (un viaje, elecciones, asambleas del pueblo, una batalla, etc.) contaba con los buenos auspicios de los dioses. Uno de los procedimientos para realizar los augurios era el vuelo de las aves, de ahí que el término de auspicio casi llegara a ser sinónimo de augurio, pues auspicium tiene como raíz auis (ave).

La disciplina auguralis (de los augures) era una ciencia desde los inicios de Roma, pero con mayor relevancia durante la República. Fue adecuándose al nuevo panorama político, pudiendo ser realizados por jefes militares y magistrados con poderes auspiciales.
Basada sobre todo en la observación del vuelo de las aves y sus sonidos, esta se cambia por el tripudium, el cual consistía en la observación de dos pollos sagrados mientras comían grano; si comían rápido, era buena señal, si se atragantaban, mejor, pero si no comían era un pésimo augurio. Un trueno o un rayo impedían celebrarlo. El pullarius era el encargado de los pollos y acompañaba al magistrado en sus campañas.
Este preámbulo da pie a la valoración de algunos presagios con relación al nuevo año. La luna se encuentra en el signo de Cáncer, del cual es regente, además de que este signo simboliza la familia, de naturaleza femenina. Según mi amiga Alga, LA ENERGIA LUNAR TIENE QUE VER CON EL HEMISFERIO DERECHO, CON LO FEMENINO, RECEPTIVO, LA HERENCIA, LA FAMILIA, LA MEMORIA, Y CON LA IMAGINACION Y LO EXTRA SENSORIAL”…

Hay dos súper lunas en el año y ambas son en enero: el año comenzó con una luna llena el día primero y la siguiente cierra el primer mes, el día 31. La luna del 31 de enero será una luna azul, llamada así porque es la segunda súper luna del mes y también contará con un eclipse lunar total, el que será visible desde el oeste de América del Norte a través del Pacífico hasta el este de Asia. Esta luna parecerá roja, por lo cual se le llama luna de sangre, porque se alinea perfectamente con la Tierra y el sol de modo que la sombra de la Tierra bloquea totalmente la luz del sol. La luna pierde el brillo que es causado por el reflejo de la luz del sol y adquiere un brillo rojizo. Como consecuencia del eclipse lunar, la luna del 31 de enero será, al mismo tiempo, una súper luna, una luna de sangre y una luna azul. 
Entonces, si interpretamos estos augurios, quiere decir que el año recién comenzado será un año sumamente importante desde el punto de vista familiar, en el cual la armonía y el amor serán vitales y florecerán, favoreciendo todas las acciones relacionadas con formar familias, la maternidad y la unión. También será un año decididamente femenino, en el cual la mujer juegue un papel muy importante en el mundo (también es la mujer el centro de la familia y el taller natural de la vida), no solo en el hogar sino en la vida pública, en la creación intelectual de todas las esferas del conocimiento y la sociedad.

Con semejantes auspicios, pienso que debemos dedicarnos, entre todos, a hacer del planeta esa casa hermosa donde vive esta gran familia que se llama humanidad.

Crédito imagen: Milliken lab/Brown University

LinkWithin