Con la tecnología de Blogger.
RSS

CUENTOS INOLVIDABLES, Dora Alonso



A quienes lean este libro



Leer un libro es una aventura, pero este libro que acabas de abrir tiene muchas historias, así que podrás vivir tantas aventuras que casi no podrás creerlo hasta que empieces. Te cuento que si subes al coche azul de Martín Colorín para recorrer desde Varadero hasta Camarioca, vas a conocer a Juan Palomo, al caballito enano, a Juan Ligero, al gallo encantado y a muchos otros. 

Si me preguntas por la escritora enseguida siento olor a rocío sobre la yerba, a mango, a guayaba, y el aire trae también la voz de pájaros marinos, de un sinsonte y hasta creo ver una bijirita entre las letras, y es que Dora Alonso, matancera y cubana por nacimiento, cuenta cuentos y escribe poemas con el olor y sabor de esta isla a la que tanto amó y vive en sus libros, desde el cabo de San Antonio hasta la punta de Maisí. Doralina era su verdadero nombre, pero lo acortó y quedó solo Dora, como si supiera que para ti y para mí esas cuatro letras iban a significar fantasía, un gran amor por su patria y por todos los niños del mundo y que, traviesa y maga al fin, se quedaría siempre saltando de aquí para allá dentro de esas historias y poemas que acompañan a todos los amigos de la palabra. 

Ya sé que te he dicho poco de lo que trata, pues no quiero contarte lo que es mejor descubrir por ti mismo. Pero está bien, voy a decirte un poquito de cada una de sus partes, porque sabrás que este es el libro de los libros: dentro de él hay cuatro libros, algunos que son novelas, como El cochero azul o Juan Ligero y el gallo encantado, mientras que Tres lechuzas en un cuento tiene varias historias. Cuando las personas que se dedican a las publicaciones reúnen varios libros en uno solo, lo llaman selección. Esta es, pues, una selección de varias obras de Dora Alonso. Creo que vas a estar de acuerdo conmigo en una cosa: es bueno tener tantos cuentos reunidos. Por eso, voy a decirte un poco de cada uno y si quieres, empiezas por el que más te guste, pero no puedes hacer trampas: leer alguno y después no seguir leyendo. Aunque sé que luego el gallo encantado va a decirme al oído, en noches de luna llena, quienes leyeron las historias y se divirtieron al conocer a Juan Palomo, a la lechuza novelera o a Pirulí.

Entonces… voy a empezar hablándote de


El cochero azul


Un día Martín Colorín deseó estar rodeado del azul del mar y pintó su coche, sus ropas y las de sus hijos, al perro y a su caballo y salieron, con sus pelucas azules, a recorrer el mundo. Eso sí es correr aventuras, rumbo cangrejo, por la costa de Varadero hasta llegar a Cantel, Salé, Pueblo Dormido y otros lugares. Ya me contarás qué te parece La Torre de los Sueños, los pájaros papalotes y la tienda donde se venden miedos. En este viaje extraordinario la amistad y la solidaridad son importantes, y nuestra patria está llena de maravillas parece que nos dicen todos, desde  el mismísimo Pipisigallo, hasta el enano Dámaso Columpio y los tres payasos que hacen cuentos y adivinanzas.

Pero de Pueblo Dormido prefiero la Esquina de los Encuentros. ¡Es tan emocionante! Encontré una pista de su dirección exacta, y podré saber cuál es el día en el que a las diez en punto de la mañana puedo ver a Cenicienta. Tengo un secreto: quiero devolverle su zapato y conocer en persona a



El caballito enano


¿Has conocido a alguien diferente, en la escuela o en el barrio? Seguro que sí, porque todos somos diferentes, aunque la mayoría de los niños, o de las personas mayores, trata de ser y parecer más o menos como la mayoría, y hacer lo que la mayoría hace, para tener la aprobación de los demás. Así, se supone que las niñas sean bonitas y jueguen con las muñecas mientras están en su casa, y los varones sean fuertes y suban a los árboles, corran y se peleen. Casi todos creen que esto está bien y ha sido así desde el principio de los tiempos. Cuando alguien es diferente porque tiene  las orejas más grandes, o es chiquito, o no puede ver u oír, hay algunas personas que se burlan, o dicen que son inútiles, pero eso no es cierto. La belleza la llevamos adentro y quien es bueno, alegre y trabajador, será útil y necesario para sus amigos y para su familia.

El caballito enano es Pirulí, quien es así de chiquitico, pero cuando se puso triste el día que oyó decir que no serviría para nada porque no podía cargar grandes bultos, la mamá lo ayudó a encontrar su camino en la vida. El mundo es ancho para los valientes, nos dice Pirulí. ¿Qué crees tú?


Tres lechuzas en un cuento


Aquí aparecen, además de las tres lechuzas otros dos personajes: la gata de María Ramos y Juan Palomo. Tres cuentos que te acercan al mundo de los animales y nos hacen quererlos como son. María Ramos cuida a su gata, ya verás cómo la mima, pero a la minina el amor la cambia. ¿Qué pasará? No te lo digo, para que lo leas tú, con tus propios ojos.

La mamá lechuza no se decide a poner un nombre a sus dos lechucitas y mientras tanto, descubre un televisor. Es muy divertido enterarse de las correrías nocturnas de esta especial mamá. 

Por último está Juan Palomo, “el viejo hombrecito negro”, quien “aparecía montado en Guaney, su hermoso venado, y seguido de Rompemonte y Tragamundo, dos perrazos blancos que había criado desde cachorritos”… con sus historias increíbles y tiernas de Rancho Doble, donde la bondad hace que los seres humanos y los animales vivan en armonía.

¿Sabes? Si con un suspiro se pudiera llegar allá, yo hubiera ido muchas veces mientras leía estos cuentos. ¡Imagina cuánto habré suspirado por estar con los sinsontes!

Y ahora quiero presentarte al último de los libros:


Juan Ligero y el gallo encantado


En Hato del Gallo nació Juan Ligero, a quien el gallo encantado le concedió el don de entender el idioma de las gallinas y los gallos. Su abuelo Doblepé fue el fundador de la hacienda y el mayor protector de sus amigos con plumas.

Del trabajo en el hato y las disparatadas fiestas trata este libro, de las maravillas de la raza de Supremas Nocturnas y de las apariciones del genio Chilín. No te asustes cuando aparezca por segunda vez el Gallo de la Luna y se lleve de viaje a Juan Ligero. Esa aventura termina en una sorpresa que no se esperaba Juan, ni yo, ni ustedes, que la leerán ahora.

Ya llegamos al final de este y de todos los libros que aparecen en estas páginas, pero mira qué suerte: el final de mi escrito es el principio de las historias que leerás.

Deseemos felicidades a Dora porque cumple cien años, que son muchos, y desde aquí le hacemos llegar un beso grande hasta su Valle de la Pájara Pinta, del cual no quiso separarse para estar entre sus mogotes y flores, como una mariposa más.

Así, pasa la página y apúrate a subir al coche de Martín Colorín: ¡empieza la aventura! 

Mirtha González Gutiérrez

(Prólogo a Cuentos inolvidables, selección de textos de Dora Alonso, publicado por la Editorial Gente Nueva en el 2010, por el centenario del natalicio de la autora)



  • Digg
  • Del.icio.us
  • StumbleUpon
  • Reddit
  • RSS

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...