martes, 21 de marzo de 2017

EL JUEGO DEL TRÁNSITO




En la escuela Pequeños gigantes, han hecho un juego para que las niñas y los niños aprendan las normas del tránsito y sus señales.
Convocaron al Concurso de dibujo Señales del tránsito y el premio fue colocar los mejores trabajos en distinto lugares del centro, para que sus estudiantes respeten el mensaje de la señal.
Es muy simpático ver que en las escaleras hay una de PROHIBIDO ADELANTAR (a la subida) y, en la bajada, un límite de velocidad: 60 KM/H. ¿Será que alguien puede bajar una escalera a 60 Km por hora? ¡Eso es ser más rápido que el viento y lo demás es bobería, se dijo Talía. En la puerta de  la cocina colocaron un ACCESO PROHIBIDO y dos en la puerta del refrigerador; frente al baño de los varones, una de PAVIMENTO RESBALADIZO, por los botaderos de agua de los graciosos. Y así, jugando, han ido aprendiendo el significado de las señales, porque en los horarios de entrada y salida o de la merienda, al lado de cada señal ponen un guardián, con un silbato, para cuidar su cumplimiento.
Después que a Fernanda la pusieron a copiar mil veces DEBO RESPETAR LAS SEÑALES DEL TRÁNSITO, se ha vuelto muy respetuosa y las sabe de memoria. Por eso, hasta a veces la ponen de guardiana en algún punto rojo, cuando uno de los habituales falta a la escuela.
A Talía la nombraron guardiana de la señal CIRCULACIÓN PROHIBIDA en la puerta de la escuela. A la hora del recreo estaba comiendo unas galletas y las migajas que caían al piso atrajeron a un perro callejero que, de tan flaquito, pudo entrar pasando entre los barrotes de la reja.
La niña, que sabía que nadie podía entrar ni salir, sopló muy fuerte el silbato y sacó una señal de PARE al confundido perro quien, del susto, salió corriendo.
En ese momento sonaron todos los silbatos de los guardianes de Puntos Rojos y los perros de la calle empezaron a ladrar. Nada, se formó tal algarabía que la directora habló por el micrófono y les pidió pasar a las aulas.
Cuando quitaron la señal de la puerta vieron que alguien había dibujado, al otro lado de la cartulina, una señal de restaurante: un cuchillo y un tenedor. 
Todos pensaron que era una broma de mal gusto. Al instante, se quedaron mudos del asombro y sordos del mismo asombro: ¿el perro callejero entendería de señales de tránsito y pensaba que la escuela era un restaurante?

miércoles, 8 de marzo de 2017

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER


Con mis amigas Neyda y Gricel, Habana Vieja, enero 2017


Hace un tiempo mi personaje Talía protagonizó un cuento que hablaba sobre el tema de la mujer. Creo que las palabras finales de ese texto son las más bonitas que puedo dedicarles a las mujeres, quienes están en mi vida desde siempre y me acunaron con sus canciones, como mi madre y mi tía Chacha, lo siguieron haciendo con mis hijos. En el caso de mi madre lo hizo también con mi nieto, luego de que mi tía querida partiera a esa dimensión desconocida que es la muerte física.
He tenido y tengo amigas increíbles, compañeras de batallas y de sueños, mi hija, mis sobrinas y personajes literarios o reales a quienes he admirado por múltiples razones.
Nunca me he sentido feminista a ultranza. He visto muchas veces que el feminismo arropa otras demandas ajenas a los derechos de la mujer y su igualdad. También pienso que en todas las épocas, los extremistas han demostrado que no son sinceros y persiguen más sus propios intereses que el bien colectivo. Por eso celebro el 8 de marzo, con flores y el corazón rebosante de amor, porque disfruto hoy como mujer de las conquistas que el sudor o la sangre de muchas mujeres alcanzaron.
Es cierto que este día se propuso en honor a las víctimas del asesinato de las costureras industriales en 1908, en una de las fábricas neoyorkinas. Asesinato porque murieron en un incendio, habiendo sido encerradas por los patronos, por lo que no pudieron escapar. Haber declarado este día como el Día Internacional de la Mujer, propuesto por Clara Zetkin en la Internacional Socialista de 1910 y reconocido por la ONU en 1975, es el reconocimiento a que el sacrificio de esas mujeres inició un camino por el que nuestros pasos no se detienen.
Reconozco cada día que las mujeres tenemos, gracias al sentido de la maternidad, ese especial y único don de la ternura, de prohijar personas, animales y proyectos con la misma pasión y dedicación con la que traemos (o podemos traer) hijos al mundo.
Porque nuestros hijos no son solo esas personitas que vienen y ponen nuestras vidas de cabeza, potencian nuestra capacidad de amar con el signo del infinito y son nuestra prolongación en el planeta Tierra. Son hijos nuestros los libros que escribimos, los poemas que damos a luz entre alegrías o tristezas y todos los sentimientos y obras que engrandecen e iluminan el sendero por donde anda la mujer en este planeta, de la mano de los hombres, no aislada ni por encima de ellos: hombro con hombro. Y cuando no es así la marcha, la obra se resiente y cae.
He leído desde que empezó este día muchas reflexiones y palabras dedicadas a la Mujer. Me llamó poderosamente la atención una, proveniente de una mujer, que decía que nada de felicitar a la mujer. Y para justificar la exhortación habla de que la mujer debe luchar y no felicitar. Entonces vino a mi mente un pensamiento: la firmeza, la decisión y la fortaleza para enfrentar las injusticias, para reclamar nuestros derechos y luchar por la igualdad no está reñida con la celebración por lo alcanzado, con el reconocimiento a las mujeres valiosas y sus aportes al arte, la sociedad y la humanidad.
Creo que siempre los cubanos, en cualquier punto del camino o encrucijada, acudimos a Martí. No en balde el Maestro dedicó palabras y páginas tan hermosas a las mujeres. De entre todas, las primeras que le acompañaron en su vida fueron Doña Leonor y sus hermanas, a quienes veneró, admiró y enalteció.
Conocía él la importancia de que ese pensamiento acerca de la mujer fuera cultivado desde la infancia, en tierras donde los hombres mandaban. Por eso, desde el prólogo de La Edad de Oro dice: Sin las niñas no se puede vivir, como no puede vivir la tierra sin luz. O sea, las niñas (las mujeres) son la luz de la vida.
En toda su obra: discursos, cartas, poesía y dedicatorias aparecen frases elocuentes sobre sus ideas acerca de la Mujer. Algunas son más conocidas que otras.
He aquí varias de sus frases.

Las campañas de los pueblos solo son débiles, cuando en ella no se alista el corazón de la mujer; pero cuando se estremece y ayuda, cuando la mujer, tímida y quieta de su natural, anima y aplaude, cuando la mujer culta y virtuosa unge la obra con la miel de su cariño la obra es invencible.

La mujer, de instinto, divisa la verdad, y la precede.

Toda la patria está en la mujer: si ella falla morimos: si ella nos es leal, somos.

Esta mujer cubana, tan bella, tan heroica, tan abnegada, flor para amar, estrella para mirar, coraza para resistir.

En los Andes puede estar el pedestal de nuestra libertad, pero el corazón de nuestra libertad está en nuestras mujeres.  

No es que falte a la mujer capacidad alguna de las que posee el hombre, sino que su naturaleza fina y sensible le señala quehaceres más difíciles y superiores.

Si la educación de los hombres es la forma futura de los pueblos, la educación de la mujer garantiza y anuncia los hombres que de ellas han de surgir.

De todas las penas de este mundo cura, y de todas las heridas del bien obrar la estimación de los hombres verdaderamente buenos; pero con ella misma es incompleta la victoria cuando no se mueve el corazón de la mujer. Él es la medicina; él es el milagro; él es el triunfo.

Mucho hemos de hacer nosotros los hombres para merecer a estas mujeres; mucho han de hacer ellas para complacer a la patria que les contempla.
Si tomamos en cuenta que hace más de 120 años que escribió o pronunció esas palabras, comprendemos el alcance y profundidad de su espíritu iluminado.
Y dejo que termine Talía, con sus sabias palabras de niña:

La mujer es igual a una flor silvestre, que no solo busca su alimento sino el de otros seres vivos. Es delicada como una mariposa, puede ser tan fuerte como las piedras y, gracias a ella, la miel es dorada como el sol.

LinkWithin