martes, 31 de mayo de 2016

UNA MERIENDA DE LOCOS





HE ENCONTRADO ESTE ARTÍCULO DE EDUARDO FRIAS ETAYO, PUBLICADO EN EL AÑO 2004 EN CUBALITERARIA, AÑO EN EL QUE COMENZAMOS A CELEBRAR EN GENTE NUEVA EL ENCUENTRO NIÑOS, AUTORES Y LIBROS: UNA MERIENDA DE LOCOS Y NO ME RESISTÍ A LA TENTACIÓN DE TRAERLO AL BLOG. GRACIAS, EDUARDO, POR ESTA HERMOSA RESEÑA.

Una merienda de locos
Por Eduardo Frías
Fotos: Andrés Barca
¿Qué es una idea loca? Dices mientras escribes con una estilográfica sin tinta las memorias de papá Mumín. ¿Qué es una idea loca? ¿Y tú me lo preguntas? La loca de la idea... Eres tú.
Tras las huellas de la pandilla de los niños de Peter Pan, y siguiendo encarnizadamente a uno de ellos, de reciente adquisición, José Manuel Espino, de quien ya hablé en páginas similares, recalé al umbral de una puerta, justo en la entrada del Pabellón Infantil de la XIII Feria Internacional del Libro. Al intentar penetrar en el recinto miles de ideas me desordenaron el pelo y la ropa. Caminé hacia dentro a duras penas y dejaron de molestarme, en la Kasa de las ideas lokas lo difícil es entrar.
“Niños, autores y libros; Una merienda de locos” es el nombre que adoptó este encuentro teórico entre especialistas de la literatura infantil y juvenil. La Liebre Marceña, del té loco de Alicia, condujo de la mano a la presentación del primer día, con el tema: “Tendencias actuales de la literatura infantil y juvenil”. Con la pregunta “¿Satisfacen la literatura infantil y juvenil cubana las necesidades y preferencias de los niños y jóvenes?, el sombrerero dio curso al debate del segundo día.
Jefes de pandillas escritoriales infantiles como: Enriquito Pérez Díaz (el nombre va en diminutivo no por apocoparlo sino por cariño), Omar Felipe Mauri, Luis Cabrera Delgado, Reinaldo Álvarez, Magalis Sanchéz; algunos más jóvenes entre los que se incluyen Nelson Simón, José Manuel Espino, Norge Espinosa, y pandilleros de la más terrible calaña de la literatura infantil foránea que visitan la feria, y citemos a Carlo Frabetti (España) y Bianca Pitzorno (Italia) se reunieron a elaborar planes (literarios) para el derrocamiento de los últimos villanos que sobrevivimos aún. En el evento fueron condecorados con sendos títulos por complacer a los niños tanto en crear libros, como en su elaboración (Premio Especial La Rosa Blanca) la escritora Ivette Vian, y la editora Mirta Andreu.
Dice un viejo adagio: Conoce a tu enemigo; y yo como buen nieto del Capitán Garfio, decidí aplicarlo para saber al dedillo las estrategias de mis enemigos. Resultado, y con esto que nadie me tilde de blandengue entre la piratería, estoy decidido a cambiarme de bando. Tantos sueños, valentía al tocar la realidad, y mucho despego personal hacen que uno se anime a sumarse al bando de los pocos, que sin temor a ser considerados escritores “menores” sigan en el noble empeño de divertir(se), contrario a lo que piensan muchos no con un niño por dentro, sino exteriorizándolo para que juegue con sus lectores.
Firma
El Nieto de Garfio
Pdta: Quien tenga encuadernación de vidrio que se dedique a las novelas rosas.
Y como todo té de locos, las palabras finales del evento, a cargo del ya tan mencionado Espino, en vez de ser finales eran inaugurales.
“Declaración inaugural para Una merienda de locos.
(Palabras leídas por José Manuel Espino como cierre del evento organizado por la Editorial Gente Nueva  los días 9 y 10 de  febrero)
Parecerá que se acerca el fin, que se acaba; pero el sombrero seguirá de mano en mano, de cabeza en cabeza, de corazón en corazón, con la esperanza de que lo tomen los niños.
   A quienes creemos en el poder de la palabra anónima nos alerta un graffitti aparecido en Ecuador, tan peligrosamente al medio:
El mundo es demasiado serio
para dejarlo en manos de los adultos.
Los niños.
  Quizá sea la manera que han encontrado para decirnos que es imposible un cambio mientras no cambiemos los aparentes mayores, los aparentes responsables, los aparentes cuerdos.
   Bienvenida pues esta merienda de locos, donde Gente Nueva ha dispuesto su propia maravilla; dejar que escapen las ideas en el sencillo acto de compartir el té: te necesito, te respeto, te aguardo. Aguardar es un verbo hermoso que implica esforzarse para cruzar autores, editores y promotores, el puente de la confianza, unidos y diversos.
Cierta voz anónima escribía:

Paren al mundo
que yo me bajo.

Pero eso tiene que ver muy poco con los invitados a la merienda, pudiera afirmar que si estamos aquí es para mover, aunque sólo sea un poquito, las manecillas del tiempo a favor de la infancia: tierra no tan perdida como relegada.
   Por esta vez haremos una pausa, que no se confíe el lirón, porque volveremos a esta merienda; nos encontraremos —nosotros los locos— tantas veces como sea necesario, para anunciarles a  todos la mañana.”





GENTE NUEVA: UNA CASA HECHA DE SUEÑOS Y ESPERANZAS



Siempre será muy especial el 31 de mayo para mí. Desde hace quince años es una especie de fecha amuleto que me sirve para proponerme metas, igual que el inicio del año o un nuevo aniversario de vida. Justo el 22 de abril de 2001, ahora Día de la Tierra o Pachamama, inicié mi trabajo en ese espacio consagrado a las mayores utopías como lectora, autora y como persona. En esta fecha es celebrada la fundación de la editorial Gente Nueva. ¡Cuántos libros leídos desde niña que me permitieron conocer el mundo! Cuántas personas hermosas conocidas, proyectos cumplidos, sueños revisitados y hechos realidad…
Jamás ha cesado el hechizo que ejerce sobre mí descubrir ese logo que imagino flor, semilla y símbolo del nacimiento a la vida de un nuevo libro. Fui muy afortunada de trabajar allí y es parte de mis recuerdos más bonitos, guardado en ese pedacito del corazón junto a tantas lindas personas que encontré, con quienes compartí vivencias, libros y aventuras sin fin.
No toda aventura empieza necesariamente con el primer paso, sino con la primera idea que se tiene sobre ella. Así, fue mi pensamiento quien me llevó hasta ella, y quien descubrió el corazón de la magia en aquel caserón destartalado a escasas cuadras del litorl norte de La Habana, con personas un tanto decepcionadas por sus últimos avatares, pero que despertaron de inmediato a la llamada del amor por las imágenes e historias que podíamos amansar y acunar en las páginas de los libros y de las revistas, que eran dos en aquellos días: La Edad de Oro en nosotros y En Julio como en Enero. Talento, entrega, sensibilidad y un corazón de niño anidaban en quienes navegamos con velas firmes en las aguas de la isla de Nunca Jamás redescubierta. Tantos recuerdos a veces, todos buenos, porque la memoria se encarga de desvanecer, con mano piadosa y amable, el gesto que pudo herirnos o la frase punzante. Las obras nobles solo en nobles pensamientos vuelven a nosotros.
Recuerdo que mi primera impresión fue devastadora, pero llegaba con un sueño en el alma y quería verlo hecho realidad. Ahora, en la distancia, sé que fueron años fundacionales también y a pesar de que en ocasiones solo veo mi nombre asociado a núneros y fechas sin juicios adicionales, hay historias que se cuentan las páginas salidas en aquellos días y que se fuerona  revolotear por las mentes curiosas y agradecidas de los más jóvenes.
Recuerdo a mis compañeros entrañables: Janet, Lida, Gretel, María Elena, Mandy, Mirta, Esteban, Frank, Iliana, Dany, Rosa María, Lichy, Cary, Alina, Nidia, Amanda, Norma, Odalys, Mijail, hasta Prima y Mirta que nos alimentaban y otros que estuvieron menos tiempo pero igual de recordados como Carmen, Abdrel, las Ilianas de Economía y Diseño… mis queridas Fefita y Jakeline.
Ni qué decir de los ilustradores que nos colaboraban. En el catálogo de Gente Nueva, además de los geniales Eduardo Muñoz Bach, Enrique Martínez, Bladimir González Linares, Rafael Morante, Rapi Diego, contiene muchos nuevos valores de la plástica cubana y consagrados como Fabelo que realizaron exquisitas ilustraciones para sus ediciones.
Y sin dudas, los autores que se acercaron y confiaron siempre, hicieron de la casa editorial su propia casa y, en asombroso y feliz pacto de almas, crearon y siguen creando los más hermosos, disparatados e imaginativos mundos para los locos bajitos de cualquier edad. Gracias a quien fue siempre un puente de amistad y talento entre la editorial y los autores, Enrique Pérez Díaz; a autores entrañables como Espino, Albertico Yáñez, Reynaldo, Celima, Teresa, Luis Rafael, Luis Delgado, Mauri, las Olguitas y Olga Marta, Ivette Vian, los Nelson poetas (Simón y Peraza), Nersys y tantos...
Por eso quiero hacer un brindis en la distancia, porque sigo considerando mía, en su acepción más amplia, a esa casa de fantasía y de palabras:
¡Buena salud para lo que significa Gente Nueva! Contra cualquier pronóstico de tormentas y malos vientos, tu nombre es sinónimo de sueños y esperanzas.


miércoles, 18 de mayo de 2016

SIN LUGAR A DUDAS, BENEDETTI





Y EL DÍA 17 DE MAYO DE 2009, UNA DÉCADA DESPUÉS DE RECIBIR EL PREMIO REINA SOFÍA DE LAS LETRAS, ABANDONABA EL ALMA DE MARIO BENEDETTI  SU FRÁGIL CUERPO QUEBRANTADO POR ESA ENFERMEDAD PULMONAR QUE TARTABA DE QUEBRARLO DESDE ANTES. 

EN EL PERIÓDICO EL PAÍS, SE RESEÑABA:

Ha muerto un referente de la literatura contemporánea. El poeta Mario Benedetti ha fallecido en su casa de Montevideo a los 88 años. Murió en casa, con los suyos. Y tan discreto como siempre. Aunque ya avisaban sus habituales ingresos en el hospital, el final llegó anoche. A Mario Benedetti le acompañan sus 80 novelas, cuentos, ensayos. Títulos tan emblemáticos como 'La tregua', que en el cine casi gana un Oscar. Y esas poesías que fueron su gran pasión. Obras que le convirtieron en un icono. Y cuyo premio fueron sus lectores, porque no esperaba otros.No paró nunca de escribir ni de viajar. Su obligado exilio durante la dictadura uruguaya le dejó Madrid como segundo hogar.Y junto a él siempre ella, su único amor, la Luz que le acompañó durante 60 años y que se apagó hace tres.Le costó, pero siguió. Con nuevos trabajos en los que el amor y la solidaridad daban paso a la muerte. La que hoy hace que Uruguay despida a uno sus grandes. La capilla ardiente se instalará hoy en el parlamento de Uruguay.

Y TE DECIMOS, SIN LUGAR A DUDAS TE HAS QUEDADO EN NOSOTROS, PORQUE NO PUDIMOS O NO QUISIMOS DEJARTE IR DE ESE ESPACIO PEQUEÑITO, AHÍ, EN EL PECHO, CERCA DE LA GARGANTA, DONDE NUESTRA ALMA ESTÁ HECHA UN OVILLO, RODEADA DE TUS POEMAS DE AMOR, DE EXILIO, MUERTE, VIDA...   


el alma es un secreto / una noción
una nube que suele anunciar llanto
pero después de tantas búsquedas
de pesquisas inútiles
y de adivinaciones
nos queda apenas una certidumbre /
que el alma no es el cuerpo
pero muere con él.

(EL ALMA NO ES EL CUERPO)

Con lugar a dudas

A Luz, una vez más.
Cuando el no ser queda en suspenso
se abre la vida ese paréntesis
Preguntas al azar (1986)
¿Habrá alguna idea que merezca
no ser pensada de nuevo?

ELÍAS CANETTI

Il faut souffler sur quelques lueurs
pour faire de la bonne lumière.

RENÉ CHAR 

GRACIAS
a Alberto, Ambrosio, Claribel, Chus, Roberto, Sealtiel, Willie y por supuesto a Luz, que como siempre me ayudaron con su lectura crítica de estos poemas cuando sólo eran borradores.

COMO SI NADA 
Si esta pobre existencia es como un puente
colgante entre dos áridos mutismos
vale decir entre dos muertes
a todas luces (o
mejor a todas sombras)
lo inapelable lo definitivo
lo importante vendría a ser la muerte

¿o no?
somos cardúmenes de vivos
que navegamos ciegos / consolables
de muerte a muerte y sin escalas

de esta tregua brevísima querría
llevarme algunas cosas
verbigracia el latido del amor
el libro que releo en los insomnios
la mirada sin niebla de los justos
y otra vez el latido del amor

esto de no ser más / de terminarse
tiene algo de aventura o de presidio
del ocaso al acaso media un palmo
de la nada a la nada va una vida

allá lejos / la simple ceremonia
de esa boca de niño junto a un pecho
de madre manantial
es un envite inútil a la nada
un simulacro espléndido / un adiós

pero la nada espera / no se olvida
de todas sus promesas serviciales
sus lágrimas de paz y protocolo
sus grietas en la tierra y en el cielo

¿cómo no ser curioso?
¿cómo no hacer apuestas a favor
o en contra hasta que alguien
pronuncie el no va más?

estoy henchido de curiosidad
callado como un pino en el crepúsculo
cuando el sol / ese impar / muere de a poco
y también él esconde sus vergüenzas

curioso y en silencio / yo me espío
a ver si la esperanza cicatriza
o si las servidumbres se desmandan
o si el secreto a voces me concierne

estoy flotante de curiosidad
ávido de saber o de sufrirme
flotante entre mis miedos
esclavo de mis auras
señor de mis cenizas

alguna vez la nada será mía
y yo / curioso
la venderé al mejor postor
y si él / a su vez / desencantado
la subasta en la plaza /
podré esfumarme al fin
como si nada.
Mario Benedetti - La vida, ese paréntesis.

POEMA tomado de Radio Saudadehttp://www.saudaderadio.com/2013/12/con-lugar-dudas.html



domingo, 15 de mayo de 2016

ROQUE DALTON: DOS POEMAS



Lunes

Las seis de la mañana
partiendo a gritos del reloj: de nuevo
la catedral de luz derribará sus muros
sobre mi caminante corazón
que descansaba.
Odio como a un burgués la fuga de las sábanas.

No es por el frío, que no existe.
No es por el miedo al ojo agazapado
donde el farol,
anoche,
crucificó la sombra.
Ni siquiera es por ti,
ni por tu sexo que estalla en las manos,
tu descubierta gruta
recién muerta en el agua.

Es
—oh indeterminación
que un año azul y roto se merece—
la sensación antigua como mi puño izquierdo
o mi añorada comprensión de los pájaros:
el ojo junto al hombro, sin suplicar siquiera,
la mano hacia la cara de nueva piedra que alzo,
la vida que me pide,
la miserable savia que reconozco en mí.

Habría tenido, digo yo, que venir,
—no al mundo de los títeres, costureros de seda,
rudas botellas de ginebra como hospitales de la sed,
no al mundo que me das o al te doy,
pan deleznable, campo
para el cuchillo de la mermelada—
habría tenido que venir, repito,
como un desnudo incendio
hasta el reseco bosque donde me aterro sin gritar,
como un rudo torrente para la arena débil,
como aquel árbol que exige sangre de la tierra dormida,
reclamo de preñez contra la fuga,
contra la inmóvil lágrima
y la potente desesperación…

Pero, tempranamente,
vine como soy,
con manos desangrables,
con miedo,
con amor,
con cuatro lunes cada mes.
Y creo
que de no ser por este corazón,
por este palpitante planeta musical,
ya me habría marchado a tratar de morir.
Con todo,
no querría olvidarme de la risa.…


El descanso del guerrero


Los muertos están cada día más indóciles.

Antes era fácil con ellos:
les dábamos un cuello duro una flor
loábamos sus nombres en una larga lista:
que los recintos de la patria
que las sombras notables
que el mármol monstruoso.

El cadáver firmaba en pos de la memoria:
iba de nuevo a filas
y marchaba al compás de nuestra vieja música.

Pero qué va
los muertos
son otros desde entonces.

Hoy se ponen irónicos
preguntan.

Me parece que caen en la cuenta
de ser cada vez más la mayoría.

lunes, 2 de mayo de 2016

UNA BLANCA DE LUNA PARA RAMÓN CARREDANO

 
Cubierta de la edición de Nova Casa Editorial, 2015


Confieso que el título Una blanca de cobre para Martiño me llamó la atención a la vez que me intrigaba. ¿Qué es una blanca de cobre?, me pregunté cuando leí el nombre escrito en la cubierta de aquel libro que me acababa de regalar Ramón, recién llegado a La Española, quizás rememorando el viaje que recrea en la trama, ansioso por conocer los parajes de donde surgieron los personajes de sus dos obras ambientadas en el Caribe, la biografía de la famosa cacique Anacaona y el singular grumete de la Santamaría, uniendo las dos caras de una misma moneda que la Historia se encargara de reunir: colonizados y colonizadores.
No es un secreto, Ramón Carredano ha declarado su pasión por los temas históricos y en este relato crea una aventura fantástica a partir de algunos datos que solo quien tiene un fino olfato para descubrir pistas y mensajes es capaz de hilvanar. Pero vuelvo al punto del principio, ¿qué es una blanca de cobre? Pues desde la pantalla de la computadora saltó la respuesta, encontrada en una página donde se habla de monedas españolas y cito textualmente:
Blanca: moneda castellana de vellón. Existió posiblemente en el tiempo de don Pedro I.
Luego siguen otros detalles y, profundizando en el tema, veo que el tal vellón era una aleación de plata y cobre (donde el cobre era aproximadamente el 60 %), la cual fue aumentando su contenido de cobre y reduciendo el de plata.
Entonces, dilucidado el enigma de la blanca de cobre entremos en la aventura de Martiño, un adolescente gallego contemporáneo nuestro, que despierta de pronto a bordo de la nao Santamaría, la nave capitana del almirante Cristóbal Colón.
Martiño, como Cristo o el rey Arturo de Mary Stewart, cumple años el 25 de diciembre. El punto de partida de la historia es justo la celebración de la Nochebuena en casa del muchacho, en Galicia. Mareado, a causa de una copita de champaña que le ha permitido beber el padre por la fecha y por su cercano cumpleaños, se retira a su habitación para dormir. Se despierta a los gritos de «¡Almirante, almirante! ¡A babor, a babor!», de un loro con plumas verde esmeralda, de quien sabremos después que ha sido llamado Trinquete.
El autor tomó un suceso real, el hundimiento de la nao Santamaría junto a las costas de Haití, en la Nochebuena de 1492 para fabular la increíble aventura que vive Martiño, el protagonista y coleccionista de monedas antiguas, como grumete de la nave.
Los personajes están perfectamente construidos física y psicológicamente. Con singular maestría hilvana el comportamiento de ellos en torno a Martiño, las buenas y malas personas, el ambiente del barco con las labores habituales de los marineros, grumetes, el contramaestre y hasta el mismísimo almirante de la mar océano, Cristóbal Colón. Los entresijos de la vida a bordo, la angustia del protagonista que se sabe fuera de lugar y desconoce cómo actuar, las intrigas y los celos de los personajillos salen a relucir y son descritos con un lenguaje propio del medio marinero, atemperado a la época y la condición social de los personajes. Es tan veraz la descripción que supe lo repugnante del caldo que preparaba el cocinero Quintela, me deslumbró la belleza de los parajes que recorre el barco, a pesar de conocerla en vida real, pero la contemplé a través de los ojos del muchacho, quien es capaz de apreciar su encanto.
La historia tiene su toque de humor, por medio del lenguaje, personajes y situaciones. Aparecen pasajes que reflejan sucesos que bien pudieron ocurrir, de acuerdo con los testimonios dejados por los actores reales de los hechos, en cartas y memorias de la época de la conquista. Tal es el caso del encuentro entre los españoles y los aborígenes, así como los trueques que se realizaban entre ellos.
Martiño cree real su aventura y hay un hecho que lo hace dudar. ¿Habrá sido un sueño o por algún misterioso azar ha viajado hasta el siglo XV y estuvo a bordo de la Santamaría? El autor nos pone una trampa, pero debemos observar bien las velas para descubrir la dirección del viento, no perdamos el rumbo… no naufragaremos entre las páginas de este libro que ha recibido el Premio Merlín de Literatura Infantil y ya sabemos lo que significa: que la mejor magia nos envuelve y podremos conceder a Ramón Carredano Cobas una moneda creada especialmente para él, como agradecimiento por esta excelente aventura.
Ayudemos al gran Merlín a forjar una blanca con la luna llena del Caribe y que llegue hasta Galicia, navegando a bordo de los sueños de este autor, quien es capaz de inventar historias que divierten mientras hacen soñar. Porque sus lectores estaremos de acuerdo en que la imaginación solo con imaginación se agradece y se paga.


Ramón Carredano Cobas, autor de Una blanca de cobre para Martiño



LinkWithin