miércoles, 31 de diciembre de 2014

EL AÑO SE DESPIDE


Hoy es el último dia del año y, aunque no queramos o nos resistamos a ello, solemos hacer un balance, un ajuste de cuentas inntimo y secreto. Por eso no siempre decimos todo lo que nos robó el sueño, lo que hizo ajusticiarnos (en privado o en público), los libros que nos marcaron, las películas que nos hicieron llorar, esos amigos que se nos fueron de esta dimensión y nos dejaron el corazón con dos alfileres que a cada rato vuelven a darnos unas punzadas… nostalgias y alegrías que van y vienen por nuestra sangre y alma mientras susurran que todo estará mucho mejor en el 2015: las heridas no dolerán tanto, extrañarás mucho menos a quienes tienes lejos, te regocijarás por lo que está cerca, disfrutarás cada gota de lluvia y cada amanecer como el milagro increíble de la vida.
Mientras leo las felicitaciones y los mensajes que los amigos envían por las modernas vías devenidas correos, pienso en cuantas personas han entrado o salido del camino que inexorablemente siguen nuestros pasos pienso cada vez más que el mayor privilegio es estar vivos.
Siempre digo que por el amor somos y por el vivimos, por ese amor universal, hondo y diverso que crece gracias a todas las personas, lugares y hasta objetos, que incontenible aumenta, va, regresa y nos recuerda que somos esos seres humanos frágiles y misteriosos a quienes el color de una flor puede hacer bailar bajo la lluvia y una carita mojada hace llorar sin aviso.
Los amigos, la familia, nuestras cotidianas costumbres, son esa fiel brújula que nos conduce, farol en mano, por entre los senderos de la vida. Y en este año conoci personas maravillosas que curaron heridas con su sonrisa y cariño, como Daniel y Neyda, gracias a poder vivir esa feria del libro de Cuba que es una parte entrañable de mi vida, reencontrarme con tantos seres que son parte de mi ya para siempre, en La Habana, en Cienfuegos… descubrir por Internet amigos de siempre y conversar como si hubiéramos dejado de vernos ayer.
Tener casi al final del año noticias de mi querido Espino, rojo y tierno vikingo cuyas palabras son un bálsamo para el viajero perdido en la tormenta ha sido una fiesta para el alma. Que haya tenido a la mayoría de mis hermanos (solo ha faltado uno) y de mis sobrinos, junto a mi madre, para celebrar la Navidad y el año nuevo jamás lo pensé. Allá dentro hacen ruiditos y tratan de salir las penas por la hija ausente y el bebé que ya me dice abuela, pero recuerdo el verso de Marti y las amanso y acuesto a dormir para que no vuelen a contagiarles a ellos las nostalgias.

Estas palabras crecerán durante el dia y la noche, lo se. Quiero dejar el testimonio. Mientras, lo publico, inacabado y esperanzado con las horas que faltan. ¡Salud, 2015! Te esperamos con todo el amor y la fe en nuestras miradas. 
Invoquemos a los espiritus poderosos que traen prosperidad, fortuna, amor y salud, para que todo sea a la medida de nuestros sueños en este año que ha llegado a nuestra puerta.

viernes, 19 de diciembre de 2014

MI MADRE CUMPLE OCHENTA AÑOS

Mami y Diego, el dia del primer cumpleaños del bisnieto en el 2013

Las celebraciones de los aniversarios siempre crean expectativas y deseamos poder expresar a las personas queridas nuestros sentimientos y lo que representan en nuestras vidas. Cuando se trata del cumpleaños de quien nos trajo a la vida, faltan palabras que sean fieles a nuestros sentimientos, a cuánto debemos a sus desvelos, fatigas y ternuras… ninguna frase o texto puede expresar acertadamente la devoción y el amor infinito a nuestra madre.
La sensibilidad exquisita de mi madre me hizo sensible y capaz de apreciar el amor, la belleza y el dolor en una medida que quizás sea mi mejor cualidad como ser humano: su hermosa voz que interpretaba para nosotros las mas variadas canciones, sus historias familiares, los cuentos de fantasmas y aparecidos, la magia de sus narraciones e imaginación, fueron una fuente inagotable para estimular mi propia imaginación y fantasía. Su infancia y juventud en ese mítico Yaguajay de sus recuerdos fueron revividas por mis hermanos, primos y por mí, con su aliento e incondicional apoyo a nuestras correrías.
Desde muy pequeña, sentí el respeto de mi madre por mis opiniones, mis deseos, mi forma de ser. No interfirió jamas en mis elecciones de escuelas o estudios, mis amores, mis salidas o mis preferencias de lugares para visitar o divertirme… Solo el respeto a su integridad, a su amor por nosotros o simplemente por delicadeza a quien lo sacrificó todo por sus hijos, era una guía de conducta permanente.
La casa de mi abuela, esa abuela que fue como un hada, y mis tios, que formaban parte de ese mundo mágico y familiar, son la referencia más antigua y armónica de la paz que yo poseo. Si mi padre fue el modelo para la tenacidad y el talento visionario, mi madre lo ha sido de la perseverancia, estoicismo y consagración a la familia, en un increíble concierto de nobleza y amor con la más férrea voluntad.
Solo cuando trabajé en la biblioteca comprendi que mi madre tenía también alma de bibliógrafa: con sumo cuidado guardaba recortes de periódicos o revistas sobre sucesos, monumentos, personalidades de la historia o el arte. Tenía una hemeroteca privada en las gavetas o dentro de los libros, sin clasificar, pero que recordaba con exactitud donde estaba cada uno, pues siempre ha tenido una excelente memoria. Lectora voraz, amante de las novelas, me transmitió esa pasion, igual que la de escuchar la radio, el cine, admirar las obras de arte y los museos…
Creo que si hago un recorrido por mis aficiones o aptitudes no existe una sola que no haya sido heredada de ella, sin imposiciones ni obligaciones, sino con la entera libertad de elección, como quien va “dulcemente a beber agua de una fuente” o sale en medio de la noche a contemplar las estrellas.
Habitualmente las personas se refieren a los ídolos, a aquellos que han dejado huellas profundas en la humanidad por sus ejemplos de vida o por sus aportes en algún campo de la ciencia o del arte.
Hoy, ochenta años después de que naciera, quiero decirle a mi madre que ella siempre ha sido mi ejemplo de persona, de madre, hermana, hija, estudiante o maestra, ser humano ejemplar a quien he tratado y siempre trataré de parecerme, porque es mi paradigma vital y eterno.
Solo me acercaré a ella y le daré un beso y un abrazo, y quizás no sepa que a lo largo de nuestras vidas ha viajado, de su sangre a mi sangre, su ejemplo e infinito amor.




viernes, 12 de diciembre de 2014

PARA MEXICO QUE SUFRE...



Por estos días el pueblo de México llora a los 43 estudiantes masacrados en Guerrero. Hartos están los hombres de buena voluntad de tanto crimen impune y desidia. Esta breve reseña habla de una ciudad y su historia. No es una protesta: es una muestra de solidaridad y compartir el dolor; es confirmación y acto de fe. Martí, hijo adoptivo de México, a quien amo y respeto profundamente, Por estos días el pueblo de México llora a los 43 estudiantes masacrados en Guerrero. Hartos están los hombres de buena voluntad de tanto crimen impune y desidia. Esta breve reseña habla de una ciudad y su historia. No es una protesta: es una muestra de solidaridad y compartir el dolor; es confirmación y acto de fe. Martí, hijo adoptivo de México, a quien amo y respeto profundamente, pronunció un discurso que tituló Con todos y para el bien de todos, el 26 de noviembre de 1891, en Tampa. Sus primeras palabras fueron: "Para Cuba que sufre, la primera palabra..."
 
Estas palabras son para México, por su gloriosa historia y trascendental cultura. por su pasado y porque su futuro será hermoso y grande.




La ciudad atravesada por la Calle de los Muertos
                                               Fernando Carr Paruas

En un artículo aparecido en una muy buena revista del país (Cuba) hace un tiempo atrás, sobre las culturas prehispánicas en México y Centroamérica, apareció allí escrito “Tecotihuacán”.
¿Cuál es el verdadero nombre de la antigua ciudad mexicana?
Se escribe el nombre de esta antigua ciudad indígena así: Teotihuacán —sita a algo más de una hora por carretera al norte de la ciudad de México— cuyas ruinas ocupan una extensión de 6 km de largo por 3 km de ancho, todavía sin explotar totalmente. Sin embargo, sí ha quedado reconstruida una amplia zona en la que se pueden distinguir los monumentos principales, como el templo de Quetzalcóatl o la Ciudadela , formado por un recinto o patio de más de 400 m por lado, donde existen 15 pequeñas pirámides.
En la parte oriental se encuentran los edificios principales y en el centro una plataforma piramidal en la que se celebraban, seguramente, grandes ceremonias religiosas. Sobresale aquí la Pirámide del Sol, el monumento más importante y mayor de esta clase que existe en México, el cual mide en su base 200 m de largo, y 66 m de altura.
Frente a esta monumental pirámide se encuentra una avenida central —llamada Calle de los Muertos— de 40 m de ancho y 4 km de largo, que va desde Quetzalcóatl hasta la Pirámide de la Luna , poco menor que la del Sol, pero iguales en cuanto a que tienen ambas varias escalinatas de difícil acceso para llegar a las respectivas cimas de piedras donde los visitantes, después de esforzado y peligroso ascenso —aunque aún peor resulta el descenso— pasan buen rato descansando y contemplando el bello paisaje: el amplio valle todo rodeado de muy altas montañas —en una de ellas, muy a lo lejos, se divisa en su cúspide una monumental bandera mexicana totalmente desplegada—, en medio del cual se encuentra erigido este tesoro arqueológico, orgullo de México y de América: las maravillosas ruinas de Teotihuacán.


(Publicado en: Bohemia, año 90, no. 15, La Habana , 19 de junio de 1998, pp. 22-23)


LinkWithin