miércoles, 11 de enero de 2012

BREVÍSIMAS PREGUNTAS de José Manuel Espino a Mirtha González. No recuerdo cuándo ni por qué





J.M.E-¿Considera un oficio menor escribir para niños?

M:G:G-Siempre he dicho que intento escribir como si yo fuera una niña, que es distinto. Todo cuanto escribo me parece vivirlo, antes o durante el acto de la escritura. Hablo sola, como cuando jugamos a las casitas y conversamos con las muñecas o nuestros acompañantes invisibles. Trato de que no me vean, porque sé que debe parecer sospechoso para quien me mire en esos momentos imaginar que mis muecas, movimientos, risas o monólogos son de alguien medianamente cuerdo. Porque me gusta escribir sobre situaciones absurdas o simpáticas, y me río porque hablo y me respondo. Cuando mis hijos eran chiquitos les leía o contaba mis cuentos y dejaba en suspenso alguna frase y disfrutaba cuando ellos la continuaban exactamente con lo escrito por mí. Eso me decía que estaba pensando como ellos al escribir.

J.M.E-¿Todavía ellos son los primeros lectores?

M.G.G-Siempre. Sobre todo mi hija, pero me ponen en aprietos porque muchas veces debo cambiar algo porque no están de acuerdo o me dicen, “Mira, mami, quisiste decir esto y esto otro, pero lo que uno interpreta es aquello” y me dan otra versión. Claro, ya no son tan chiquitos y entonces escribo para jóvenes. Lo que has visto publicado fue escrito hace tiempo. El que está por salir de Peruso es sobre los amigos de mi hijo y él mismo. Lo escribí cuando él estaba en tercer y cuarto grado. ¡Figúrate que ya en septiembre empieza en la Universidad! El libro se publicará cuando él termine su primer semestre de primer año.

J.M.E-¿Qué libro prefiere y por qué?

M.G.G-No tengo dudas sobre mi libro favorito: Alicia en el país de las maravillas. Todavía recuerdo mi primer encuentro con él. Me fascinó el conejo apurado y el absurdo de la historia. Pienso que la lógica del disparate de Alicia…cambió el (sin) sentido de la literatura. No puedo expresar con palabras cómo disfruto al leer “Una merienda de locos”, para mí el capítulo definitorio. Pienso que reúne todo lo que debe tener un buen libro: acción, misterio, gracia y desbordada imaginación. Claro, también está muy bien escrito.

  

Publicar un comentario

LinkWithin