sábado, 8 de junio de 2013

AMANECER




Espero entre el bullicio de los viajeros verte venir
y los segundos corren.
Debo partir y no verte.
Te adivino en las nubes que corren junto a mi cara
y te siento cercano
tan cercano como ese país estrecho y hondo
que me recibe ahora
solo para decirme otra vez
que existes
aunque no pueda verte
a pesar de que deba partir y no verte.

Sin verte
estás conmigo
estás dentro de mí
amante extraño
ajeno
y siempre mío cuando te pienso
de madrugada o en el amanecer del trópico cansado.
Debo partir y no verte
pero llevo tu amor como un escudo contra la soledad
contra tu ausencia.
Siempre llevo tu amor adonde vaya.
(sábado 20, amanecer)


Publicar un comentario

LinkWithin