miércoles, 22 de mayo de 2013

SI SUPIERAS




Si supieras cómo me inunda la paz cuando me hablas
tuvieras al aire de emisario
para que nunca faltaran en mi oído;
tejerías una cuerda con tu voz
que atravesara la ciudad y me siguiera
a cada sitio donde mi cuerpo habita
envolviendo el aire que respiro
con el aroma de un ¿es verdad?
o mi nombre pronunciado por tus labios.

Ay, si supieras cuánto necesito, amor
al menos escucharte decir palabras intrascendentes
banana, encuesta, mar, agua, mediodía,
callejón, sentir, oficina o escritorio,
cualquier palabra dicha por ti lleva la magia de tu boca
el recuerdo de tu nariz y tus abrazos.

Si supieras cuánto amo tus palabras
tu nariz, tu boca y los abrazos
que recorren mi piel cuando me hablas
sobrarían las frases y tendría tus manos en mi cuerpo.

Pero añoro palabras que no llegan
como amor, deseo, hola, verte,
palabras que han huido presurosas
quién sabe a cuál rincón del universo.

Solo sé que la vida es un círculo que gira y mientras tanto
escucho tu voz en el silencio callado de las horas
y en la tenue quietud del día y de la noche

me invento esas palabras y te espero.
Publicar un comentario

LinkWithin