miércoles, 29 de mayo de 2013

QUIZÁS FUE AYER Y NO LO SUPE



En el atardecer de la nostalgia te apareces
con un simple hola que derrumba fronteras y murallas
como si solo ayer hubieras pronunciado mi nombre
como si solo ayer hubiera escuchado tu voz
derrotando distancias y la añoranza secreta de tenerte.

A veces quisiera ser un ave migratoria
huir del invierno de tu ausencia
volar rumbo al sol de tu mirada
presurosa
dejar que el viento acaricie mis plumas
como acariciaste mi pelo con tus manos.

Hay un pedazo de luz en mi ventana
-quieto y brillante-
que aguarda en cómplice silencio tu mirada.

Como si solo ayer mis manos te rozaran
como si solo ayer tus labios me besaran.


Publicar un comentario

LinkWithin