jueves, 9 de mayo de 2013

DÍA DE LAS MADRES (Por Laura Gutiérrez-Baig)


Laura Gutiérrez Baig

ME VOY ADELANTANDO, HERMOSAS MADRES: FELICIDADES por el día de mañana, antes de la catapulta en todos los muros… Con sobrada razón W. Howel dijo: "Un hombre nunca ve lo que su madre ha sido para él, hasta que es ya tarde para saber respetar y estimular como merece, rodeándole de cariño y gratitud, como sus madres hacen con ellos". Consciente de que no es para todas, desgraciadamente hay quienes no lo hacen; sí para la gran mayoría.

HISTORIA

Las primeras celebraciones por el Día de la Madre, se sitúan en la Grecia Antigua, 250 años antes de Cristo, en la festividad en honor a Rhea, Diosa Madre Primigenia (cuyo nombre hace referencia al flujo menstrual o al líquido amniótico), es la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades siendo, además, un símbolo lunar.
Según la Encyclopedia Britannica: "Una fiesta derivada de la costumbre de adorar a la madre en la antigua Grecia. La adoración formal a la madre, con ceremonias a Cibeles, o Rea, la Gran Madre de los Dioses, se ejecutaba en los idus de marzo por toda Asia Menor".
Los romanos adquirieron esta celebración griega y la denominaron La Hilaria, cuya festividad era el 15 de marzo en el templo de Cibeles y durante tres días se hacían ofrendas. Los primeros cristianos transformaron estas celebraciones en honor a la Virgen María, la madre de Jesús. En el santoral católico el 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, en algunas países todavía perdura como el Día de la Madre.
En Inglaterra hacia el siglo XVII, tenía lugar un acontecimiento similar, dedicado también a la Virgen, que se denominaba Domingo de las Madres. Los niños asistían a misa y regresaban a sus hogares con regalos para sus madres.
En 1872, Julia Ward Howe, autora del “Himno de batalla de la República”, sugirió que esa fecha fuese dedicada como el Día de Madres por la Paz. Posteriormente, Anna Jarvis, quien en 1905 sufrió la pérdida de su madre, inició una campaña de envío de cartas a políticos, abogados y personas influyentes solicitando que el segundo domingo de mayo se consagrara a las Madres. Se tienen noticias de que el 10 de Mayo de 1908 se celebró la primera ceremonia no oficial para conmemorar a las madres en una iglesia metodista de Grafton contando con 407 madres y sus respectivas familias. En 1910 ya se realizaba esta celebración en muchos de los estados. En 1912 logró la creación de la “Asociación Internacional Día de la Madre”, con la finalidad de promover su iniciativa, pero no fue sino hasta el año 1914 que el Congreso de Estados Unidos aprobó la fecha como el Día de la Madre y la declaró como una fiesta nacional, lo cual contó con el apoyo del Presidente Woodrow Wilson.
Desafortunadamente, pronto se comenzó a mercantilizar el “Día de las Madres”, desvirtuando el origen de la celebración, lo que motivó que Ana presentara una demanda en el año 1923 con la intención de eliminar esa fecha del calendario de festividades oficiales. Sin embargo, las personas que le habían apoyado en su primera iniciativa, le dieron la espalda en esta ocasión.
La idea principal de Anna Jarvis era fortalecer los lazos familiares y el respeto por los padres. Un sueño realizado. Pero, con el tiempo, la celebración fue perdiendo el sentido para ella. La popularidad de la fiesta hizo que la fecha se convirtiera en un día lucrativo para comerciantes, principalmente para los que vendían claveles blancos, la flor que simboliza a la maternidad. Anna Jarvis, quien pasó prácticamente toda su vida luchando para que las personas reconociesen la importancia y el valor de las madres, entró con un proceso para anular el Día de la Madre, pero no tuvo éxito. "No crié el día de la madre para tener lucro", dijo furiosa a un reportero, en 1923. Murió en 1948, a los 84 años de edad. Recibió tarjetas conmemorativas de todo el mundo durante años, pero no llegó a sentir lo que era ser Madre.
Anna Jarvis


Publicar un comentario

LinkWithin