viernes, 12 de diciembre de 2014

PARA MEXICO QUE SUFRE...



Por estos días el pueblo de México llora a los 43 estudiantes masacrados en Guerrero. Hartos están los hombres de buena voluntad de tanto crimen impune y desidia. Esta breve reseña habla de una ciudad y su historia. No es una protesta: es una muestra de solidaridad y compartir el dolor; es confirmación y acto de fe. Martí, hijo adoptivo de México, a quien amo y respeto profundamente, Por estos días el pueblo de México llora a los 43 estudiantes masacrados en Guerrero. Hartos están los hombres de buena voluntad de tanto crimen impune y desidia. Esta breve reseña habla de una ciudad y su historia. No es una protesta: es una muestra de solidaridad y compartir el dolor; es confirmación y acto de fe. Martí, hijo adoptivo de México, a quien amo y respeto profundamente, pronunció un discurso que tituló Con todos y para el bien de todos, el 26 de noviembre de 1891, en Tampa. Sus primeras palabras fueron: "Para Cuba que sufre, la primera palabra..."
 
Estas palabras son para México, por su gloriosa historia y trascendental cultura. por su pasado y porque su futuro será hermoso y grande.




La ciudad atravesada por la Calle de los Muertos
                                               Fernando Carr Paruas

En un artículo aparecido en una muy buena revista del país (Cuba) hace un tiempo atrás, sobre las culturas prehispánicas en México y Centroamérica, apareció allí escrito “Tecotihuacán”.
¿Cuál es el verdadero nombre de la antigua ciudad mexicana?
Se escribe el nombre de esta antigua ciudad indígena así: Teotihuacán —sita a algo más de una hora por carretera al norte de la ciudad de México— cuyas ruinas ocupan una extensión de 6 km de largo por 3 km de ancho, todavía sin explotar totalmente. Sin embargo, sí ha quedado reconstruida una amplia zona en la que se pueden distinguir los monumentos principales, como el templo de Quetzalcóatl o la Ciudadela , formado por un recinto o patio de más de 400 m por lado, donde existen 15 pequeñas pirámides.
En la parte oriental se encuentran los edificios principales y en el centro una plataforma piramidal en la que se celebraban, seguramente, grandes ceremonias religiosas. Sobresale aquí la Pirámide del Sol, el monumento más importante y mayor de esta clase que existe en México, el cual mide en su base 200 m de largo, y 66 m de altura.
Frente a esta monumental pirámide se encuentra una avenida central —llamada Calle de los Muertos— de 40 m de ancho y 4 km de largo, que va desde Quetzalcóatl hasta la Pirámide de la Luna , poco menor que la del Sol, pero iguales en cuanto a que tienen ambas varias escalinatas de difícil acceso para llegar a las respectivas cimas de piedras donde los visitantes, después de esforzado y peligroso ascenso —aunque aún peor resulta el descenso— pasan buen rato descansando y contemplando el bello paisaje: el amplio valle todo rodeado de muy altas montañas —en una de ellas, muy a lo lejos, se divisa en su cúspide una monumental bandera mexicana totalmente desplegada—, en medio del cual se encuentra erigido este tesoro arqueológico, orgullo de México y de América: las maravillosas ruinas de Teotihuacán.


(Publicado en: Bohemia, año 90, no. 15, La Habana , 19 de junio de 1998, pp. 22-23)


Publicar un comentario

LinkWithin