miércoles, 23 de mayo de 2012

CANTO PARA DIEGO

















Como un rayo de luz y de esperanza
que surca mi alma con manitas tibias
anclada entre dos islas compartidas
y vuelta a nacer multiplicada.

Te beso en la distancia, entristecida
 y alegre de verme en tu mirada
se rebela la brisa matutina
y ni el mar a separarme  alcanza.

Treinta días no son una medida
para saber lo que mis labios callan:
desde lejos mi canto te acaricia

y tu recuerdo mi dolor amansa.
Como un rayo de luz y de esperanza
que trae paz y ternura hasta mi alma.

Publicar un comentario

LinkWithin