miércoles, 5 de octubre de 2016

SHANÁ TOVÁ





El pasado domingo 2 de octubre comenzó el nuevo año judío, del cual ya hablé en el blog el pasado año, porque resultaban nuevas para mí las tradiciones del Rosh Hashaná (literalmente cabeza del año), pero aunque una parte de la comunidad judía (según investigo) se refiere a este momento como al año nuevo en sí, hay una interpretación que lo asume e interpreta como un proceso de transformación, aclarándome conceptos muy importantes y asumiendo este momento no como un simple salto temporal sino como un hito filosófico del espíritu.
Por eso cito, esperando no ser irrespetuosa, un fragmento tomado de http://www.religionenlibertad.com

Shaná Tová uMetuká 5777

Este atardecer del 2 de octubre de 2016 empieza el primer día del año 5777 del calendario hebreo, Rosh Hashana que dura más de 48 horas, hasta el anochecer del martes 4 de octubre.
El calendario hebreo es solilunar, el cristiano es solar y el musulmán es lunar.
¿Qué es Rosh Hashaná?
La respuesta al pie de labios es que Rosh Hashaná es el “Año Nuevo judío”, una respuesta tan prosaica como carente de significado. Sintomática de la razón por la cual el 65% de los judíos encuentra que no tiene sentido celebrar Rosh Hashaná asistiendo a una sinagoga.
 En casi todas las culturas humanas conocidas existe un concepto de períodos temporales consistentes en un principio y fin. El judaísmo, tal como lo expresa en su liturgia, entiende que la creación es un suceso diario. Cada mañana, cada amanecer repite la primera salida del sol en el día de la creación, eso es todo. Para el judaísmo Rosh Hashaná no es sobre el movimiento del sol y el cambio de las estaciones, no es acerca del año, sino que es acerca de la capacidad humana de auto-transformación.
La palabra hebrea “Shaná” traducida como “año” es la razón por la que el saludo “Shaná Tová” es erróneamente entendido como “Feliz Año Nuevo”. “Shaná” en realidad deriva de una raíz en hebreo que significa a la vez “cambio” y “repetición.” “Shaná Tová, por tanto, no se trata de un deseo de que fuerzas no humanas, tales como el tiempo, sean buenas (o misericordiosas), sino que son palabras de aliento pronunciadas entre seres humanos para fortalecer la determinación individual de efectuar cambios personales para mejor. Este no es un deseo vacuo. La celebración esta basada en la experiencia humana que testifica que se puede y se deben hacer cambios y que también se puede volver a aprender las olvidadas lecciones de la humanidad.
Al celebrar Rosh Hashaná el judaísmo afirma que los seres humanos no tienen otra opción más que la de continuar constantemente desarrollándose moral e intelectualmente. La alternativa es la de caer en el vacío de la falta de propósito.
Rosh Hashaná pide a los seres humanos que exploren aquello que puede ser recreado, qué barreras físicas, emocionales, intelectuales y espirituales deben ser derribadas, aquello que debe ser recordado para evitar repetir los errores del pasado.
 Esto es algo que no se puede efectuar bajo la anestesia del alcohol, la música retumbante o el comportamiento descontrolado. De la misma manera, no se puede realizar lo que Rosh Hashaná pide utilizando formas arcaicas y mitos que pretenden superponer el pasado judío sobre el presente, o mediante proclamas de moda que hacen “sentirse bien” pero que por eso no dejan de ser menos irreales.
Los jóvenes judíos, nacidos hace apenas dos décadas atrás, entienden esto. Es por eso que los más recientes estudios nos dicen que los jóvenes adultos judíos a menudo se identifican resueltamente como judíos, pero ven escaso valor en las formas del judaísmo institucional o comunal.

Y concluye con el análisis de lo que realmente significa el Rosh Hashanah:

El nombre original de Rosh Hashanah, tal como se encuentra en las escrituras hebreas es Yom Hazikarón, “Día del Recuerdo.” Un recordatorio de que se debe preguntar acerca del sentido de la vida, como así mismo un recordatorio de ante quien esta pregunta es formulada.
Las sinagogas no deben ser fuente de distracción, sino Batei Knéset, “casas de reunión”, donde los judíos deben reunirse durante este Iom Hazikarón, este “Día de Recordación,” para discutir, intercambiar notas, ser provocados por la sabiduría acumulada de las generaciones, a fin de buscar la vida que vale la pena ser vivida, la buena vida.
Quienes somos realmente y por qué existimos por un tiempo limitado no es material de exaltación religiosa sino preguntas fundamentales que Rosh Hashaná convoca a recordar. (Rabino Moshe Pitchon)*
Descripción: http://www.religionenlibertad.com/imagenes/sp.gif

Las celebraciones para recibir el año 5777 se han extendido hasta el martes y, durante estos días, la costumbre impera en las familias judías, sobre todo en el aspecto culinario. En la mesa no faltarán pan, vino, luz, la cabeza de pescado y la manzanas con miel, además de los knishes, falafel, bohíos de verdura, pleztalej con pastrón, entre otras comidas típicas.
Entre las comidas tradicionales las manzanas con miel ocupan un lugar especial. Para los judíos, son el símbolo de la dulzura que debe impregnar las acciones del año, a la vez que inundan a las personas de la paz y la ternura indispensables para la prosperidad y la armonía.
La luz de dos velas simboliza el triunfo de la luz sobre la oscuridad y el vino, la alegría por un nuevo año de vida.
Según la versión que traduce el Shaná Tová como el deseo de que se tenga un buen año, también le agregan la palabra umetuká, a la que se atribuye el significado de  “dulce”, por lo que no solo se estaría deseando buen año, sino un buen y dulce año.
Pues deseemos a todos los seres humanos, judíos o no, Shaná Tová Umetuká: nuestro deseo de que en este 5777 año del calendario hebreo, seamos saludables, en nuestro camino encontremos sucesos enriquecedores, tiernos y dulces; que la paz, la prosperidad y el amor nos abracen y resguarden.
¡Shaná Tová Umetuká!

*El rabino Moshe Pitchon, quien reside en el sur de la Florida en los Estados Unidos es profesor de filosofía judía y literatura bíblica y director de BY un “proyecto sobre el judaísmo del siglo 21.” Sus escritos son publicados en medios alrededor del mundo en inglés, francés, español y portugués. Este e sun fragmento de uno de tres artículos sobre las Altas Fiestas.


Publicar un comentario

LinkWithin