lunes, 29 de febrero de 2016

EL AÑO BISIESTO Y EL IMAGINARIO POPULAR


El planeta Tierra realiza varios movimientos, siendo los dos más conocidos el de rotación y el de traslación, siempre tomando al Sol como referente, que es el centro del sistema al que pertenece nuestro azul planeta.
El movimiento de rotación es el que realiza el planeta cuando gira sobre su propio eje y esa vuelta completa dura 23 horas con 56 minutos y cuatro segundos y es lo que denominamos día.
La traslación de la Tierra es el movimiento que realiza la Tierra en una órbita alrededor del Sol. Este movimiento de traslación dura 365,2422 días y por tal razón, el tiempo que excede de los 365 días que tiene el año según nuestro calendario gregoriano se acumula y, cada cuatro años, se agrega un día solar completo al año cronológico para ajustarlo.
Hay muchas supersticiones asociadas al 29 de febrero. Lo cierto es que las personas que nacen en este día solo celebran con exactitud su nacimiento cada cuatro años, y pueden elegir entre el 1 de marzo o el 28, aunque es más preciso el 1 de marzo, ya que ha terminado el 28 y es el día que le sigue.
Según la creencia popular, el año bisiesto es un año de desgracias y un refrán lo resume diciendo que «Año bisiesto, año siniestro».
Hechos terribles han acaecido en años bisiestos: el hundimiento del Titanic en 1912, el inicio de la Guerra Civil Española en 1936, el asesinato de Ghandi en 1948, el de Robert Kennedy en 1968, de Martin Luther King ese mismo año y el de John Lennon en 1980… y hay más aún.
Hay algunos hechos curiosos asociados a los años que tienen en su calendario un 29 de febrero.
En Grecia algunas parejas tradicionalmente evitaban casarse en un año bisiesto porque se pensaba que traería mala suerte en el futuro.
Pero en Reino Unido los años bisiestos se conocen sobre todo como aquellos en los que las mujeres pueden proponer matrimonio a los hombres.
Se dice que esta costumbre data del siglo XIX, cuando se alentó a las mujeres que realizaran sus proposiciones en tarjetas postales.
Algunos dicen que fue el santo irlandés San Patricio quien emitió un decreto en el que otorgaba a las mujeres el derecho a proponer el asunto una vez cada cuatro años.
Otros dicen que fue la reina Margarita de Escocia la que emitió una ley en 1288 que daba a las mujeres solteras la libertad de proponer matrimonio durante un año bisiesto, y el hombre que se rehusara era multado.
Ninguno de los dos dichos ha logrado ser demostrado.
Asociado a estos extremos hay cuestiones más prácticas como que se trabaja un día más al año por el mismo salario anual y para alegrar a los 4,1 millones de personas que cumplen años el 29 de febrero, la ciudad de Anthony, Texas, se proclamó la Capital Mundial del Año Bisiesto y realiza un festival de cuatro días durante los años bisiestos que incluye una enorme cena de cumpleaños para los nacidos el 29 de febrero.
Navegando he encontrado la página de www.nuevamujer.com, en la cual aparecen estos rituales y consejos.

El 29 de febrero es un día  para pedir y recibir dones especiales, así que aquí te compartimos 4 pequeños rituales que puedes hacer en casa para canalizar correctamente la energía del año bisiesto.
- Deshacerse de lo viejo, lo que no sirve o lo que traiga malos recuerdos. Guardamos muchas cosas en casa y no siempre se trata de objetos que atraen buena energía o que la dejan fluir. Este es un buen momento para sacar todo aquello que ya no nos sirve y nos mantiene atados, quizá, a un pasado doloroso. Cuando estés deshaciéndote de lo viejo o lo que no sirve, di: "Yo me libero de mis ataduras del pasado y abrazo un nuevo destino". 
- Libérate de malos sentimientos. El rencor, el odio y la envidia  son sentimientos que no permiten que llegue a ti la energía positiva y renovadora. Este es un buen día para también dejar ir los malos sentimientos. Puede ser que finalmente le ofrezcas una disculpa a esa persona que lastimaste o bien que generes más conflictos con alguien que no te cae bien. Busca un momento de soledad en tu hogar y enciende una vela blanca. Cierra los ojos y di la siguiente afirmación: "Con el humo de esta vela se van el dolor, el rencor, la envidia y todo lo malo que puede habitar en mí. Estoy lista para recibir lo positivo".
-  Para atraer el amor. Haz un círculo de flores blancas y colócate en el interior de él. Pon frente a tu una vela roja encendida y en posición de flor de loto cierra los ojos. Visualiza todo lo que deseas en una nueva relación amorosa y di lo siguiente: "mi corazón, mi mente y mi cuerpo están listos para el amor. Dejo ir lo negativo y permito que entre a mi vida todo lo positivo".

- Para la protección. Para este ritual es necesario que tengas velas en colores rojo, verde, amarillo, rosa, morada, azul, blanco y dorado. Cuando las enciendas debes dejar que se consuman por completo y decir lo siguiente: "En este día mágico pido protección para mí y para mis seres queridos; que no me falta amor, trabajo, salud, paciencia y sabiduría. Que todo lo que quiera hacerme daño no lo consiga. Que a partir de hoy esta casa se llene de energía positiva". 
Publicar un comentario

LinkWithin