viernes, 14 de agosto de 2015

LA NOCHE APRENDE A MURMURAR TU NOMBRE




Es ya de madrugada y los planetas giran a lo lejos
mientras mis ojos te buscan en la noche
y te vuelves un punto luminoso en el perdido lugar del Universo donde conservan
-oculta bajo tierra-
la verdadera casa del profeta.
¿Qué inevitable camino nos acerca en la quietud del sueño
a la marea de las caravanas
y marca tu nombre con mi nombre?
¿Por qué reclama mi piel el roce que se antoja repleto de ternuras y deseos
esos que a una voz se escapan de la sangre?

Puedes traer el alma entre las manos
la última tristeza
tu cansancio…
todo cabe
en el peldaño mínimo de tiempo en que construyo recuerdos
allí
donde anuncia Galeano lo sagrado
la noche aprende a murmurar el nombre del amor
y guardo cada estrella en mis bolsillos.

Pero si acaso despierto y no te veo
si ignoras el viaje hacia el destino
si te cegara el polvo de la espera…
desandaré sin prisa los caminos
hasta encontrar tu huella y mi sonrisa
solo entonces
la noche aprenderá tu nombre.
Publicar un comentario

LinkWithin