jueves, 30 de abril de 2015

LOS ABRAZOS: UNA EPIDEMIA DE AMOR





Hoy es el último día de abril y, aunque me acecha una legión de criaturas fantásticas desde lo más recóndito de mi imaginación, reprochándome que las abandone a su suerte (que es la inexistencia total y absoluta) y sin deseos de vestirlas con la palabra acudo a la letra escrita para dar fe de un milagro.
El martes día 28 estuve en la Feria Internacional del Libro de Santo Domingo y, justo al entrar, me detuve a mirar el mapa para ubicar al pabellón infantil, sin fijarme en el lugar más próximo donde rezaba la inscripción “Abrázame”.
Al acercarse una muchacha, le pregunté por el sitio dedicado a los niños, pero ella me dijo:
—Estamos haciendo una campaña para recuperar el contacto humano, ¿me das un abrazo?
Y extendió sus brazos mientras su rostro se animaba con una enorme sonrisa. Claro que correspondí al abrazo, sorprendida y feliz.
No sé de quién fue la idea, con ese trasfondo humano y esencial que tanta falta nos hace en este mundo, casi virtual y ajeno que se ha convertido de pronto en un lugar hostil y extraño, donde una gran mayoría se relaciona con el resto de las personas para sacar sus propios beneficios, que pueden ser materiales o espirituales, pero que han dejado de lado ese impulso natural y casi místico del abrazo.
Por si fuera poco, al día siguiente en el trabajo, mientras conversaba con otra compañera, se nos acercó un colega y nos pidió un abrazo. Y le dimos el abrazo, pero me quedé pensando si será que Galeano, desde el cielo, ha enviado una epidemia de abrazos, si las personas se han empezado a dar cuenta de que, como decía nuestro cuentero mayor, el hombre tiene dos hambres: la que nos hace alimentar el cuerpo y la que alimenta el alma. El alma tiene golosinas que prefiere y algunos alimentos esenciales que no pueden faltarle.
Según un estudio realizado por la Universidad de Carolina del Norte:

"Es una terapia ideal para reducir la depresión, soledad, ansiedad, estrés y sanar tu cuerpo, pero, ¿qué otros cambios genera en tu cuerpo un abrazo? ¡Conócelos!

¡Abraza y experimenta cambios en tu cuerpo!

1. Incrementa tu confianza y seguridad
2. Reduce los sentimientos de enojo y apatía
3. Favorece la felicidad y mejora tu estado de ánimo al elevar la serotonina
4. Fortalece tu sistema inmune al aumentar la producción de glóbulos blancos
5. Incrementa tu autoestima
6. Relaja los músculos
7. Libera la tensión del cuerpo al equilibrar el sistema nervioso
8. Disminuyen la presión arterial
9. Reduce el riesgo de padecer demencia
10. Rejuvenece tu cuerpo al estimular el nivel de oxígeno en la sangre.

Por eso, entre los alimentos que jamás pueden faltarle al alma está el abrazo. Prodiguemos el abrazo tanto como nuestra sonrisa. Porque es la expresión de amor primaria y elemental, la que nos hace humanos, la que nos cura del aislamiento y la soledad.

Porque un abrazo es la caricia entre dos almas que comparten el milagro de la vida. 


Eduardo Galeano



Publicar un comentario

LinkWithin