martes, 14 de abril de 2015

EJERCICIO MATEMÁTICO








¿Hacemos un ejercicio para amarnos?
preguntaste otro catorce y noto que la cifra
si sumamos los dígitos es cinco.
Prefería un juego y no un ejercicio matemático:
a veces es difícil encontrar la solución de los binomios
aunque parezca estar a simple vista
calcular literales más altos cada vez y más lejanos.

De pronto me llega el eco de otra pregunta tuya
hecha de soledades y silencios
¿hacemos el ejercicio de olvidarnos?
Me digo que es difícil hallar ahora una ecuación para el olvido
con variables desconocidas
dejar a un lado las multiplicaciones y las sumas
—sobre todo si se refieren a noches, lunas y poemas—
nada de aplicar el mínimo común múltiplo a los sueños:
pensar solo en divisiones y restas
anocheceres y flores con el signo de menos hasta reducirlos a cero…

¿Hacemos el ejercicio de olvidarnos?
Entonces llegan los números irracionales y me abrazan
algebraicos
áureos
trascendentes
arropan mis inexactitudes y me ofrecen
la única solución posible al ejercicio
expresándolo con el número de Gelfand
elevo el dos a la raíz cuadrada de dos
y en contra de la más pura lógica matemática
racional y cuerdamente
nos trasciende.
Publicar un comentario

LinkWithin