domingo, 29 de marzo de 2015

DESENCUENTROS






En días como estos jugamos a encontrarnos
yo te dejo un mensaje o un aviso
lo lees y respondes con un beso
tal vez un gesto que adivino
desapareces de pronto
vienes, llamas
y se acurruca entre pecho y espalda la nostalgia
-allí donde Benedetti dice que está el alma-
como si nada hubiera más allá de las palabras y tu ausencia
como si acá quedara
solo esa parte mínima y etérea del recuerdo.
Suelo buscarte en las sombras de mis noches
como a un ave nocturna
que callada
viniera hasta el cristal de mi ventana a susurrar caricias.
Pero amanece y el día anuncia un sol de los que abrasa
en este hemisferio de pasiones
dejo la soledad de mis palabras
para seguir el juego de encontrarnos.



Publicar un comentario

LinkWithin