sábado, 18 de octubre de 2014

VIRGILIO PIÑERA: SU ESTATUA DE PALABRAS


Hoy se cumplen 35 años de la muerte de Virgilio Piñera. No pretendo hacer un acercamiento crítico a su obra. Vivió una época de excepción en Cuba: jamás creo que volvió a ocurrir una confluencia de talentos y seres humanos de esa talla y trascendencia y que me perdonen los contemporáneos. Todo lo que nació creció bajo su sombra, floreció y dio frutos. Basta recorrer los nombres y sus obras. No fue solo Orígenes, o Ciclón... fue más allá. Hubo otros azares concurrentes que glorificaron esos tiempos trascendentes de las letras cubanas. 
Hoy quiero recordar su obra literaria y dramaturgia, sin dudas de las mejores exponentes del teatro cubano. Y quiero recordarlo con dos de sus poemas memorables, más allá de su La Isla en peso. Y no fue necesario hacerle una estatua: la construyó en vida con sus palabras. Eso es su obra, la única y definitiva estatua perdurable e inmortal.

Testamento

Como he sido iconoclasta 
me niego a que me hagan estatua: 
si en la vida he sido carne, 
en la muerte no quiero ser mármol. 

Como yo soy de un lugar 
de demonios y de ángeles, 
en ángel y demonio muerto 
seguiré por esas calles... 

En tal eternidad veré 
nuevos demonios y ángeles, 
con ellos conversaré 
en un lenguaje cifrado. 

Y todos entenderán 
el yo no lloro, mi hermano.... 
Así fui, así viví, 
así soñé. Pasé el trance. 



El hechizado
           A Lezama, en su muerte

Por un plazo que no pude señalar
me llevas la ventaja de tu muerte:
lo mismo que en la vida, fue tu suerte
llegar primero. Yo, en segundo lugar.

Estaba escrito. ¿Dónde? En esa mar
encrespada y terrible que es la vida.
A ti primero te cerró la herida:
mortal combate del ser y del estar.

Es tu inmortalidad haber matado
a ese que te hacía respirar
para que el otro respire eternamente.

Lo hiciste con el arma Paradiso.
-Golpe maestro, jaque mate al hado-.

Ahora respira en paz. Viva tu hechizo.

Publicar un comentario

LinkWithin