martes, 21 de octubre de 2014

LA CASA DE TODOS, Alberto Peraza

Cubierta del libro La Casa de todos, de Alberto Peraza


Hoy he recibido un cálido mensaje de saludo de Alberto Peraza, mi amigo poeta, y al responderle supe que muy pronto, el domingo 9 de noviembre a las 12 del día, será presentado su libro La casa de todos en el Aula Magna de la Feria Internacional del Libro Infantil de la Ciudad de México.






Por eso, porque cada libro es un hijo bienaventurado que viene al mundo y porque éste es un libro muy especial porque son poemas que él escribió para los niños y han sido ilustrados por niños con Síndrome de Down del proyecto CON AMOR Y ESPERANZA, de Pinar del Río, Cuba, me vino a la mente que este es otro de sus sueños cumplidos. 
  




Entonces recordé que en el año 2006, siendo la directora de la editorial Gente Nueva tuve un encuentro con Nelson Simón (entonces director de la Editorial Cauce) quien había ido a La Habana para acompañar a un autor pinareño, Alberto Peraza, a quien se le publicaría por nuestra editorial un libro de poemas titulado El cielo es mucho más grande. Nos reunimos en el área de Diseño para ver las ilustraciones del libro, a conversar, y no supe entonces que al autor del libro lo conocía desde mucho antes. El cielo es mucho más grande se publicó y al año siguiente se hizo una reedición.




Más tarde, en el 2009, coincidimos en el viaje a Camaguey para participar en la feria del libro de esa provincia y durante el trayecto nos pusimos a conversar y descubrimos que habíamos estudiado en el mismo instituto preuniversitario, en la Isla de la Juventud, donde habían sido alumnos él y su hermano. De más está decir que empezamos a recordar aquella época, los sucesos del “Pre” y los amigos de entonces… Supe que se había hecho profesor de Inglés (lo mío era el Español) y que desde varios años antes iba eventualmente a México, publicaba por allá y participaba en ferias del libro.
Hay misteriosas razones que nos unen con hilos invisibles a las personas que están en nuestro camino de vida y por eso nos hemos seguido reencontrando Alberto y yo después, a pesar de que él sigue pasando temporadas en México y yo, en República Dominicana. En el pasado mes de febrero hicimos juntos el viaje a la feria de las provincias del centro de Cuba, aunque yo iba para Cienfuegos y él para Villa Clara o Sancti Spiritus.
A cada rato Alberto me escribe y me alegra recibir sus correos, siempre cariñosos y nuestras palabras caminan por ese puente eterno que parece renovarse cada vez.


Poema del libro


Como este es uno de sus sueños cumplidos y cada vez que se cumple el sueño de un poeta ocurre un acto de magia en el mundo, creo que he descubierto que quizás ese acto de magia es que yo escribiera sobre esa linda amistad, “mucho más grande que el cielo” y uniera a mi voz a la de él para decir esos hermosos poemas e iluminar con la luz de esas imágenes especiales cada rinconcito del alma de los niños de todas las edades que puedan ir hasta allá ese día y decirle a Alberto, el muchacho ese de la boina ladeada y la sonrisa enorme, que envío un abrazo en una paloma de papel con una ramita de olivo en el pico para que siempre en su alma de niño aleteen el verso y la ternura, porque su pecho es ese nido cálido donde anida la esperanza. 


Relación de ilustradores del libro


Esta ilustración muestra a los niños en nuestro planeta



Publicar un comentario

LinkWithin