miércoles, 23 de octubre de 2013

HOY DIEGO CUMPLE UN AÑO Y MEDIO


Lo vi hace poco: el 15 de septiembre me despidió cuando venía para acá, con sus padres. Se levantó temprano, madrugador por esencia se despertó sin necesidad de mucho zarandeo y sus grandes ojos azules contemplaban los preparativos del viaje.
Esa mirada me acompañó en todo el viaje de regreso. Miento. Me acompaña todavía. A veces dormimos juntos, y me despertaba porque tenía su mirada fija en mí, sin proferir un sonido o una palabra. Me miraba en silencio, contemplándome, con sus grandes ojos interrogadores.
Cuando me quedaba en su casa salíamos temprano él y yo a ver todos los pajaritos que tienen sus nidos en los framboyanes de la escuela que está frente a su casa. En esos árboles, curiosamente y sin saber quién, colocaron casitas de maderas para pajaritos en las ramas, debe haber como una veintena o más y cuando amanece hay una fiesta de alas, donde se escucha el vuelo de los alborotadores y sus cantos. Lo mismo hay gorriones que azulejos, pájaros carpinteros, totíes o tomeguines… es una vecindad increíblemente armoniosa.
Allí en la acera, debajo de los framboyanes, alzábamos los ojos a las ramas e íbamos descubriendo a los que volaban de un lado a otro: “¡Allí, míralos allí, Diego, como revolotean!,  y nos mirábamos y sonreíamos como dos buenos compinches que se alegran de compartir un secreto. El secreto, en nuestro caso y los pájaros, era el placer de asomarnos a su mágico mundo. Reíamos, él me señalaba con su dedito los que veía, mientras chasqueaba los dedos de su manita en señal de llamada. No nos importaba que nos hicieran caso: solo poder mirarlos y sentir la brisa del framboyán y la sinfonía de trinos y batir de alas.


Diego crecerá y seguramente no recuerde nuestros amaneceres, bajo los framboyanes florecidos, en esa calle del poblado de Jaimanitas, pero yo jamás olvidaré su sonrisa y alegría cuando contemplaba a los pájaros alborotar y gorjeaba, junto con ellos, una canción alegre de verano. Porque esa historia comenzó un 23 de octubre de hace treinta años y aunque el tiempo y el olvido hayan dejado su huella, Diego me recuerda que del amor solo nace más amor, y nada seríamos sin las flores, el canto de los pájaros y los amaneceres del verano, cuando una manita pequeña señala los nidos colocados en la rama para ir a escuchar esa sinfonía de pura vida. 
Publicar un comentario

LinkWithin