domingo, 9 de junio de 2013

SUCEDE LOS DOMINGOS







Se ha escrito demasiado
de los domingos tristes.
Hoy solo quiero pensar en ti sin que me duela
sin el rencor de las esperas
y tu ausencia:
una vaga inquietud me habita y me posee.
!Ah! Si pudiera escuchar tu voz por un momento...
pero encontraste el sitio justo donde esconderte
detrás de mis más ocultos pensamientos.

Busco el lugar donde dejaste
tus palabras de amor y tus abrazos
y es como andar a tientas en un laberinto antiguo de esa isla
donde cada piedra me repite tu nombre
y el viento agita mi pelo
e igual a tus manos lo alborota.

Ya sé.
Todas las islas tienen con el mar
la complicidad de los amantes.
¿Por qué si no aquí
en esta isla de mi sangre y mis angustias
las calles murmuran con tu voz
y el viento me desnuda con tus manos?
(domingo 21)


Publicar un comentario

LinkWithin