miércoles, 6 de marzo de 2013

PALABRAS EN LA NOCHE














Es cierto. Tus palabras pueden poblar mi noche en el silencio
-como un murmullo íntimo-
adivinar tu rostro tras las frases
imaginarte
de tantas maneras imaginarte
 así, sin verte
con un recuerdo fugaz de tu mirada entrando despacio por mis ojos
tan adentro que me asusto
yo que he reído de temores absurdos y ancestrales
agitada
como una brizna de hierba con el viento.

Creo que el miedo mayor es asustarte
no disponer del tiempo para verte
perder tus pasos más allá de mis caminos
sin retorno
antes incluso de emprender el viaje.

Es cierto. Mejor tener palabras poblando esta, mi noche,
que encerrarse en la nada del recuento.
No se me escapa que las palabras son igual a un pájaro que emprende el vuelo
con su rumor de alas y misterio.

Por eso guardo tus palabras
-una a una-
tras la negrura profunda de esta noche
que tiene el encanto del silencio
y el territorio eterno del recuerdo.
Publicar un comentario

LinkWithin