miércoles, 20 de febrero de 2013

TAN SOLO UNA VIOLETA


(morochamia.wordpress.com)











Extravié una violeta en el camino.
Andaba persiguiendo los rayos del sol entre los árboles,
hablándole a mi sombra sobre los agujeros negros en el alma
(nada tienen que ver los de la capa de ozono).

Apresé por casualidad el trino de un sinsonte
mientras la sombra calla sus misterios.
Nada hay más inquietante que el silencio de una sombra,
más aún si es la nuestra,
si oscurece
si el sol desaparece sin dejar claros rastros para seguirlo.

Aún así
apresuro el paso,
trato de tomar algún atajo que me lleve al encuentro de la violeta extraviada
adivino:
con ella se fueron también las palabras de mi sombra.

De pronto
estás ahí
al otro lado del camino
sin sombras ni silencios
esperándome
con una tímida violeta en tu mirada.
Publicar un comentario

LinkWithin