viernes, 15 de febrero de 2013

ACERCA DEL DÍA DEL AMOR Y LA AMISTAD


(telecinco.es)

La fiesta de San Valentín fue declarada por primera vez alrededor del año 498 por el papa Gelasio I. No se ha establecido con certeza cuál San Valentín dio nombre a este día, aunque por lo general, la imaginación popular y la tradición atribuyen a un sacerdote que hacia el siglo III ejercía su ministerio en Roma, durante el reinado del emperador Claudio II. Habiendo dispuesto dicho emperador la prohibición de matrimonio para los jóvenes, por considerar que los hombres solteros eran mejores soldados por no tener familia a su cuidado, el sacerdote Valentín estuvo en contra de tan arbitraria medida y, en el más absoluto secreto, celebraba los matrimonios de los jóvenes enamorados.
Una vez que el emperador conoció del hecho dio orden de que se le encarcelara y luego, presionado por quienes lo rodeaban en su gobierno, aprobó que lo martirizaran y ejecutaran el 14 de febrero del año 270.
La joven Julia, a quien le había devuelto la visión en un supuesto acto milagroso, plantó un almendro de flores rosadas junto a su tumba, en señal de agradecimiento.
Desde entonces, el almendro ha simbolizado la amistad y el amor duradero.
“La festividad se borró del calendario eclesiástico por la Iglesia Católica en el año 1969 como parte de un intento por eliminar santos de un origen posiblemente legendario, aunque sigue siendo celebrada localmente por algunas parroquias. También es venerado como santo por la Iglesia ortodoxa y por la Iglesia Anglicana”¹.
En los países nórdicos, se asocia con el apareamiento de las aves, que ocurre en esta época del año y simboliza un período de amor y creación.
Como ocurre con otras festividades o tradiciones, no es celebrado en la misma fecha por todos los países. Aunque se considera una tradición de origen germánica, extendida a Gran Bretaña y luego a los países angloamericanos, lo cierto es que en la actualidad se ha extendido a otras regiones y países.
Así, en América Latina es celebrado el Día de San Valentín como Día del Amor y la Amistad en Venezuela, Puerto Rico, Cuba, República Dominicana, Perú, Ecuador, Nicaragua, Honduras, El Salvador, Chile y Costa Rica. Por su parte, en México, el día de San Valentín es para novios o esposos y el Día de la Amistad lo celebran el 30 de julio; en Argentina es el Día de los Enamorados y el 20 de julio es el Día del Amigo; en Guatemala es el Día del Cariño y lo celebran los enamorados y en Paraguay es el Día de los Enamorados.
En España y Japón también es celebrado en esta fecha el día del Amor y la Amistad, mientras que países como Brasil (12 de junio), Colombia (3er sábado de septiembre), Bolivia (23 de julio), Egipto (4 de noviembre) y China (el 7mo día del 7mo mes de su calendario lunar) lo festejan otros días, por razones diferentes en cada uno.
Curiosamente, en Japón, existe la costumbre de que el 14 de febrero las mujeres regalen chocolates a los hombres, ya sea a su pareja, amigos o compañeros de trabajo. Estos devuelven el obsequio un mes después, el 14 de marzo, pero con regalos blancos: chocolate blanco, malvaviscos e, incluso, ropa interior de ese color.
La imagen que acostumbra acompañar las postales y la publicidad de la fecha es la de Cupido (Eros para los griegos), el dios que se mantuvo siendo niño, según la mitología, hijo de la diosa Venus y del dios Marte. Una unión que da qué pensar, pues mientras Venus es la diosa del amor, la belleza y la fertilidad, Marte es el dios de la guerra. Eso me recuerda una unión parecida.
A Cupido se le representa como a un niño con alas, que empuña un arco y lleva una aljaba cargada de flechas. De ahí que cuando alguien se enamora, se dice que Cupido lo ha alcanzado con el disparo de sus flechas, o más comúnmente, que ha sido “flechado”.
Mito y realidad, los amigos y enamorados de gran parte del mundo tienen el pretexto este día 14 de febrero para intercambiar regalos, sobre todo flores y chocolate, para demostrar lo que sienten por sus seres queridos y celebrar la vida.
El amor y la amistad no necesitan de pretextos para expresarse, pero esta es una linda oportunidad para alegrar nuestra alma y festejar, de manera íntima o pública, la capacidad de amar que nos distingue como seres humanos.
Entonces, celebremos San Valentín con cualquier nombre, porque estamos enviando señales de amor al Universo.

(Detalle de una pintura de Rafael)


¹Párrafo tomado de Wikipedia.
Publicar un comentario

LinkWithin