domingo, 12 de agosto de 2012

UN AMULETO PARA CIRCE

(es.wikipedia.org)


Desprotegida
indefensa pese a todas sus artes de hechizar
ha llegado Circe ante mi puerta
con su túnica raída por las furias eternas
ha mendigado asilo
con la más humilde de las voces.
Lamenta su inútil poder en esta edad
sólo sé convertir hombres en animales, me confiesa
y hay una brizna de estupor en sus pupilas
más allá de esta puerta he visto bestias
fruto del peor de los delirios
no me abandones a la noche
a veces la noche es una trampa que devora
dice y da vueltas el llanto en su garganta.
Pide, suplica un amuleto
mira la frágil madera de mi puerta
inundada por todos los asombros
murmuro palabras que pueden parecer rezos a profanos.
Ella entiende:
lleva en su pecho
─latiendo con el irregular sonido de la angustia─
el único amuleto que nos salva.  
Publicar un comentario

LinkWithin